Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN Y EPIDEMIOLOGÍA

La neumonía es la infección de los pulmones y de las vías respiratorias por debajo de la laringe. En el mundo, la neumonía es la principal causa de morbilidad y mortalidad, con alrededor de 120 millones de casos por año que ocasionan casi 1.3 millones de muertes.1 La mayor carga de la enfermedad y mortalidad ocurre en los países en desarrollo; los niños pequeños, menores de dos años de edad, representan 81% de las muertes de la población pediátrica por neumonía. Aunque ha mejorado la supervivencia en países industrializados en comparación con los países en desarrollo, la carga de la enfermedad permanece elevada, con un cálculo de 2 a 2.6 millones de casos por año, que ocasionan casi 1 millón de hospitalizaciones.2 Este capítulo expone el diagnóstico clínico y radiográfico de la neumonía, sus causas virales y bacterianas frecuentes, tratamientos sobre bases empíricas y también científicas, y la consulta y la vigilancia adecuadas en niños atendidos en el servicio de urgencias. En la medida de lo posible, se hará mención particular de microorganismos poco comunes; características cambiantes de vacunación y resistencia, y aspectos especiales a considerar en niños con problemas médicos subyacentes. Para el médico con poca experiencia en pediatría, se ofrece una revisión resumida sobre el uso y la interpretación de radiografías de tórax en esta población.

FISIOPATOLOGÍA

La neumonía se produce a través de la invasión de las vías respiratorias inferiores por patógenos. Las barreras anatómicas y mecánicas para la infección incluyen los vellos nasales, los cornetes, cilios, epiglotis y el reflejo tusígeno. La inmunidad humoral es mediada en gran medida por la inmunoglobulina A secretora, mientras que la inmunidad celular y las células fagocíticas (p. ej., macrófagos alveolares) protegen contra la infección. Los agentes infecciosos pueden ser inhalados o aspirados de forma directa hacia los pulmones; invaden el epitelio respiratorio y se diseminan por contigüidad o, menos a menudo, alcanzan los pulmones por vía hematógena. Por lo general, la inoculación viral ocurre por gotas o fomites (p. ej., virus de la gripe, virus sincitial respiratorio), mientras que la neumonía bacteriana a menudo ocurre después de colonización de la nasofaringe. La infección puede sobrevenir por lesión o necrosis del epitelio respiratorio, inflamación intersticial o lesión alveolar. El espacio respiratorio se llena de exudado y leucocitos, que por último afectará la oxigenación y ocasionará colapso de dicho espacio, con pérdida de la relación ventilación/perfusión.

En la mayor parte de los casos, nunca se conoce el agente causal. El diagnóstico microbiológico definitivo requiere procedimientos con penetración corporal como lavado bronquial o muestras de líquido de derrame pleural para cultivo, que no están disponibles o bien, son imprácticos en el servicio de urgencias.

En general, los virus predominan en niños pequeños, aunque los microorganismos bacterianos, atípicos, micóticos, parasitarios y oportunistas también pueden causar enfermedad. La infección con Mycobacterium tuberculosis se presenta en áreas donde la enfermedad ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.