Skip to Main Content

TRAUMATISMO MARINO

El contacto humano con el ambiente marino es cada vez más frecuente conforme aumenta el uso recreativo y comercial de los océanos del mundo. Además de los peligros de ahogamiento y exposición al frío, el ambiente marino constituye el hábitat de fauna marina peligrosa. Muchos animales marinos desarrollaron dientes filosos y espinas o glándulas venenosas usadas para la defensa y la depredación. Los encuentros con la vida marina pueden causar lesiones traumáticas o envenenamiento que requieren atención médica urgente. La atención para estos trastornos puede complicarse más por la lejanía geográfica del ambiente marino con un sitio para la atención médica definitiva.

EPIDEMIOLOGÍA

La información epidemiológica casi siempre se organiza por región geográfica. Las exposiciones informadas con mayor frecuencia en Estados Unidos son a medusas (31%), rayas (16%), peces venenosos (incluye pez león, bagre y otros) (28%) y gastrópodos (6%).1 Sin embargo, es probable que los datos favorezcan las lesiones más graves y excluyan lesiones menores frecuentes. Es probable que el impacto humano altere la distribución geográfica de la fauna marina conforme el cambio climático afecta los patrones de migración y las vías acuáticas artificiales conectan cuerpos de agua y sus ecosistemas hasta entonces separados.2,3

El International Shark Attack File registró 2 074 ataques no provocados de tiburones entre 1960 y 2013; Estados Unidos informó más ataques que cualquier otro país y Florida más reportes de ataques que cualquier otro estado.4 A pesar de la percepción pública, el riesgo de un ataque de tiburón es extremadamente bajo en comparación con casi cualquier otra lesión. Es probable que haya entre 70 y 100 ataques de tiburón en todo el mundo cada año, con cinco a 15 muertes.4,5 Aunque la incidencia de ataques de tiburón ha aumentado de manera continua desde 1900, la mortalidad ha caído 40% en los 30 años siguientes a la Segunda Guerra Mundial hasta las tasas actuales aproximadas de 10 a 20%.6 Por lo general, la muerte es resultado de la falta de reanimación en un hospital, choque hemorrágico o ahogamiento.

Hay informes de ataque de otras criaturas marinas a seres humanos, casi siempre en defensa de su territorio, más que para alimentarse. La gran barracuda (Sphyraena barracuda) es la única especie de este tipo implicada en ataques a seres humanos.6 Las morenas, que viven en aguas tropicales y templadas, pueden infligir lesiones graves por punción o laceraciones, a menudo en las manos de buceadores curiosos. Otros vertebrados marinos que causan lesiones traumáticas a los seres humanos incluyen meros gigantes, leones marinos, focas, cocodrilos, lagartos y pirañas. Algunos peces con espinas y aletas afiladas (pez aguja, peto y pez ballesta) pueden lesionar a los seres humanos de manera inadvertida. Las heridas causadas por las interacciones con tales criaturas son una combinación de lesión por aplastamiento, abrasión, punción y laceración.

BACTERIOLOGÍA DE ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.