Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El contacto con el monóxido de carbono constituye uno de los accidentes más tóxicos que atienden los médicos en la sala de urgencias. En Estados Unidos es la causa más frecuente de envenenamiento mortal, sea intencional (suicida) o accidental y pudiera ser más común a nivel mundial como causa de intoxicación mortal.1 A pesar de una gran experiencia clínica y estudios aleatorizados, todavía existe gran controversia acerca del método ideal para tratarla.

EPIDEMIOLOGÍA

Es difícil obtener estadísticas exactas de la intoxicación por monóxido de carbono, porque las notificaciones son incompletas en ese renglón. En 20122 los datos del American Association of Poison Control Centers Toxic Exposure Surveillance System informaron 13 038 contactos y 54 fallecimientos. Sin embargo, tal información es limitada, porque muchos casos de contacto y algunos fallecimientos no son notificados al centro local de control toxicológico. No hay certeza de la forma y frecuencia con la cual los pacientes con intoxicación leve por dicho gas reciben un diagnóstico equivocado; en consecuencia, no son incluidos en la base de datos. La información de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) expone un cuadro más amplio de contactos que la base de datos del Toxic Exposure Surveillance System. La notificación epidemiológica de gran magnitud más reciente de los CDC sobre el tema, en que se revisaron datos de contacto con monóxido de carbono no relacionados con incendios, señaló que hubo 5 149 fallecimientos, con un promedio de 430 muertes al año.3 Como dato interesante, la incidencia del contacto con el gas mencionado no ha disminuido a pesar de que se emplean más ampliamente los detectores del mismo.3

En lo pasado, el origen principal de la intoxicación por monóxido de carbono en adultos lo constituían las emisiones vehiculares. Hoy día se han vuelto más comunes las fuentes extravehiculares, porque el uso de convertidores catalíticos ha disminuido las emisiones de monóxido de carbono4 por medios de transporte (cuadro 222-1).

CUADRO 222-1Fuentes de monóxido de carbono

La incidencia máxima ocurre en los meses de otoño e invierno, casi siempre por calentadores ambientales, estufas para combustión de leña, quema de carbón para calentamiento o generadores portátiles sin la ventilación adecuada.3 Las fuentes adicionales de exposición al monóxido de carbono incluyen acondicionadores de aire, generadores portátiles en tiendas de campaña, escapes en botes motorizados y máquinas Zamboni usadas en las pistas de hielo.5-7 Hay informes de exposiciones en personas que viajan en la parte posterior de una ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.