Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En este capítulo se describen las enfermedades en niños cuyos síntomas dermatológicos son diagnósticos y sirven como referencia para diferenciar las "erupciones cutáneas" en niños y adultos jóvenes. En la sección 20, Dermatología y en el capítulo 248, Valoración y tratamientos iniciales de las enfermedades cutáneas se especifican los principios de valoración de los exantemas en niños y adultos. En otros capítulos de este libro se revisan varias enfermedades importantes que se manifiestan con exantemas (p. ej., enfermedad de Lyme, fiebre exantemática). Además de la revisión que se presenta a continuación, en la sección 20, Dermatología se revisan los diagnósticos con base en la ubicación anatómica del exantema.

ESTRATEGIA GENERAL

Se debe indagar sobre la presencia de fiebre y síntomas generalizados, vacunas previas, posible contacto con otras personas o animales, mordeduras o picaduras recientes, viajes, administración reciente de fármacos de venta libre y exposición a determinados alimentos y elementos ambientales. Se debe investigar la ubicación inicial de la erupción cutánea, la pauta e intervalo con que fue apareciendo, la morfología inicial y si se aplicó algún fármaco tópico o por vía general.

La mayor parte de los exantemas se manifiesta como un episodio aislado en un solo niño, aunque también existen brotes en grupos pediátricos. Al valorar a un solo niño con una erupción cutánea, el diagnóstico casi siempre se confirma por medio de la historia clínica y exploración física. Ante varios niños con lesiones cutáneas similares, es importante investigar con detalle los contactos y exposiciones y considerar la necesidad de involucrar servicios especiales o notificar a las autoridades sanitarias locales.

Se realiza una exploración física completa y se toman los signos vitales. Se desviste al paciente y se le coloca una bata; la exploración se realiza en una habitación con buena iluminación para evitar pasar por alto signos importantes. La mayor parte de los exantemas ceden de forma espontánea y son benignos en niños, no obstante algunos de ellos pueden indicar enfermedades graves. Un niño con mal estado general y exantema que no palidece a la presión hace sospechar una enfermedad grave. Hay que explorar el cuero cabelludo, pabellones auriculares, cuello, mucosas y pliegues cutáneos, dedos, espacios interdigitales, palmas de las manos y plantas de los pies. Se debe buscar alguna garrapata adherida a una zona con pelo o un pliegue cutáneo. Se identifica la morfología y se confirma la ubicación y distribución de la erupción.

VIRUS

ENTEROVIRUS

Los enterovirus causan con frecuencia enfermedades y erupciones en los niños pequeños. Los enterovirus son virus pequeños monocatenarios de RNA que pertenecen al grupo picornavirus y comprenden a los poliovirus, virus coxsackie y virus ECHO.1 La familia de enterovirus causa diversas enfermedades, incluida la poliomielitis. Las infecciones por enterovirus casi siempre se desarrollan en forma de epidemias; su frecuencia es mayor durante el verano y al principio ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.