Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En este capítulo se describen las infecciones de capítulos blandos en adultos, el impétigo y otras infecciones de tejidos blandos en pacientes pediátricos se describen en el Capítulo 141, "Exantemas en lactantes y niños."

ANATOMÍA Y DEFINICIONES

La piel consta de la epidermis superficial, la dermis y los tejidos subcutáneos más profundos que incluyen el tejido adiposo (fig. 152-1). Los linfáticos siguen un trayecto paralelo al de los vasos sanguíneos (no se muestran en la figura). La celulitis es una infección de la dermis y los tejidos subcutáneos de la piel. La celulitis se divide clínicamente en purulenta o no purulenta y el tratamiento de los dos tipos es diferente.1,2 La celulitis purulenta es aquella que contiene un absceso o la que se manifiesta por secreción o exudado sin que exista un absceso evacuable. La celulitis no purulenta no tiene secreción purulenta o exudado ni absceso concomitante.1,2 La erisipela habitualmente se ha definido como una infección de la piel más superficial que afecta a la dermis superior con delimitación clara entre la piel afectada y no afectada y con afectación linfática. Sin embargo, en muchos países, el término erisipela se considera sinónimo de celulitis.2 La foliculitis es una infección del folículo piloso, a menudo purulenta, pero es superficial y no están afectados los tejidos más profundos. Los abscesos de la piel son acumulaciones de pus dentro de la dermis y los tejidos cutáneos más profundos, que potencialmente afectan a los tejidos subcutáneos. Los abscesos se han de diferenciar de la celulitis simple en que los primeros se deben tratar mediante incisión y drenaje.1 Los furúnculos son nódulos profundos individuales que afectan al folículo piloso y que suelen formar pus.2 El ántrax se forma por múltiples furúnculos interconectados que drenan a través de varios orificios en la piel.2 Las infecciones necrosantes de los tejidos blandos son infecciones necrosantes que afectan a cualquiera de las capas de tejido blando como la dermis, los tejidos subcutáneos, aponeurosis y el músculo.3

FIGURA 152-1

Esquema de la estructura de la piel. Este diagrama muestra la anatomía de la piel que incluye la epidermis, la dermis y los tejidos subcutáneos más profundos. También se muestran los vasos sanguíneos y un folículo piloso (reproducido con autorización de Wolf et al: Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine, 7th ed. © 2008; McGraw-Hill, Inc, New York).

FIGURA 152-2

Celulitis de la pierna derecha caracterizada por eritema y edema leve (fotografía de Lawrence B. Stack, MD. Reproducido con autorización de Knoop K, Stack L, Storrow A, Thurman RJ: Atlas of Emergency Medicine, 3rd ed. © 2010, McGraw-Hill, New York).

CELULITIS Y ERISIPELA

...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.