Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El paludismo es una enfermedad por protozoarios transmitida mediante la picadura del mosquito Anopheles, es uno de los padecimientos más temidos y graves de la humanidad. Es una causa sustancial de morbilidad y mortalidad en muchas regiones tropicales del mundo, sobre todo en África. Cerca del 55% de la población mundial está expuesta a la infección, que cobra víctimas sobre todo en los jóvenes y las embarazadas. El paludismo es endémico y esporádico en la mayor parte de las zonas tropicales y subtropicales a una altitud menor de 1 500 m, lo que excluye el litoral del mar Mediterráneo, Estados Unidos y Australia. Esta enfermedad es quizá el contagio más significativo en viajes internacionales al trópico.

Cinco especies del género Plasmodium infectan a los humanos: Plasmodium vivax, Plasmodium ovale, Plasmodium malariae, Plasmodium falciparum y Plasmodium knowlesi. Se calcula que en 2012 hubo 207 millones de casos de paludismo sintomático en el mundo (80% de los cuales ocurrieron en África), con casi 627 000 muertes, 90% de ellas en África y casi 77% en niños pequeños.1 La gran mayoría de muertes por paludismo se debe a infecciones por P. falciparum, aunque tanto P. vivax como P. knowlesi también pueden ser letales.

La incidencia del paludismo ha disminuido mucho en algunos países en años recientes como resultado de esfuerzos intensivos para controlarlo (p. ej., Sudáfrica), pero en otras partes no se han producido muchos cambios y en algunas áreas se han notado aumentos o epidemias (p. ej., Argelia, Venezuela). En Estados Unidos se identificaron más casos de paludismo importado en 2011 que en cualquier año desde 1971.2 Los obstáculos para la reducción exitosa del paludismo en todo el mundo incluyen factores humanos (pobreza, guerra, cooperación internacional insuficiente) y las características del parásito (resistencia a fármacos antipalúdicos).

En un área con transmisión intensa, la mayor parte de las infecciones palúdicas tienen lugar en niños, que adquieren un grado considerable de inmunidad de manera gradual. En tales regiones, un alto porcentaje de niños tiene parasitemia asintomática (infección por paludismo) y la enfermedad clínica (enfermedad por paludismo) a menudo es leve; sólo en ocasiones es grave o pone en peligro la vida. No obstante, la cifra absoluta de mortalidad es alta porque casi todos los niños están infectados. Los adultos de esas regiones rara vez desarrollan una enfermedad grave o letal.

En contraste, el paludismo por P. falciparum es una urgencia médica en el hospedero no inmune de cualquier edad, ya que sin tratamiento es probable que la infección progrese y ponga en peligro la vida. Una vez que la infección por P. falciparum llega a la etapa de enfermedad grave, existe un riesgo de 5 a 30% de muerte, incluso si se inicia entonces el tratamiento óptimo. Las manifestaciones clínicas tempranas del paludismo son inespecíficas y la enfermedad puede simular muchas otras infecciones. Debe considerarse ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.