Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN Y EPIDEMIOLOGÍA

La mayor parte de las fracturas en la cara (en orden descendente de incidencia) provienen de agresiones físicas, colisiones de vehículos motorizados, caídas, deportes y heridas por bala; las que ocasionan grados mayores de lesión son las colisiones de vehículos y las heridas de bala.1 El hecho de no contar con cinturón de seguridad o con bolsa de aire agrava el riesgo de fracturas de la cara y de toda esa zona (panfaciales).2 Las fracturas más comunes son las de los huesos de la nariz y las siguen en frecuencia las del piso de la órbita, la articulación cigomaticomaxilar superior, el seno maxilar superior y la rama del maxilar inferior.1 Los mecanismos y las características de la lesión varían con las zonas geográficas. En entornos urbanos, predominan traumatismos penetrantes y agresiones físicas, como causa de fracturas de la zona media de la cara y cigomáticas(malares). En el entorno rural, las colisiones de vehículos motorizados y lesiones en actividades recreativas originan fracturas del maxilar inferior y la nariz. Los varones muestran la afectación con mayor frecuencia que las mujeres, pero en todo paciente que acude a la sala de urgencias por traumatismos en la cara, hay que pensar siempre en violencia intrafamiliar y abuso de ancianos y niños. La mayor parte de las mujeres y de los niños que son objeto de abuso tendrán lesiones en la cabeza, la cara y el cuello.3,4

FISIOPATOLOGÍA

El esqueleto de la cara está estructurado para la masticación eficaz. Los arcos óseos que se unen en las líneas de sutura forman los refuerzos verticales y horizontales; los verticales, más potentes, están constituidos en sentido lateral por los refuerzos cigomaticomaxilares y, en sentido interno, por la apófisis ascendente del maxilar superior. El borde orbitario superior y el piso de la órbita así como el paladar duro forman refuerzos horizontales menos potentes. La propia órbita está compuesta de siete huesos y sus paredes inferior e interna son particularmente frágiles. Por todo lo expuesto, fuerzas en dirección frontal, lateral y oblicua pueden ocasionar fracturas de los huesos de la cara.

Elementos esenciales5 son la identificación de la lesión facial y la restauración de la imagen normal, la vista, la masticación, el olfato y las sensaciones, aunque el foco principal debe ser proteger las vías respiratorias durante la revisión primaria y seguir las demás consideraciones iniciales descritas en el cuadro 259-1.

CUADRO 259-1Consideraciones iniciales en el traumatismo de cara

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.