Skip to Main Content

TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO

Los trastornos del estado de ánimo (afectivos) se dividen en trastornos depresivos y bipolares. En todo el mundo, el trastorno depresivo afecta a cerca del 10% de la población,1 en tanto que el trastorno bipolar tiene una prevalencia de por vida del 2.4%.2 En Estados Unidos, hay una prevalencia de por vida del 21% de cualquier trastorno afectivo.3 Un estudio urbano mostró que 32% de los pacientes del servicio de urgencias (ED, emergency department) resultaron positivos en una detección de trastorno depresivo y 7% resultó positivo para trastorno bipolar.4,5 El trastorno depresivo afecta a las mujeres dos veces más a menudo que a los varones, en tanto que el trastorno bipolar afecta a varones y mujeres por igual. El trastorno bipolar se caracteriza por periodos de manía alternados con otros de depresión. Los periodos depresivos tienden a durar más que los maniacos.

Si bien los trastornos afectivos pueden presentarse a cualquier edad, la edad promedio de inicio del trastorno depresivo es alrededor de los 40 años, y el del trastorno bipolar es cerca de los 30 años. No hay diferencia racial en la prevalencia.6

TRASTORNO DEPRESIVO

El trastorno depresivo a menudo pasa inadvertido porque la investigación de síntomas somáticos casi siempre tiene prioridad durante la valoración del paciente.7,8 Los adolescentes9 y los ancianos (sobre todo los que viven en asilos)10 parecen ser poblaciones con una vulnerabilidad particular para la depresión. Se observan tasas altas de trastorno depresivo en muchas enfermedades crónicas, incluidos trastornos del sistema nervioso central (SNC),11,12 padecimientos cardiovasculares13 y cáncer.14 Además, las personas con trastorno depresivo tienen mayor riesgo de padecer algunas enfermedades médicas, como diabetes y coronariopatías.15

El tipo más frecuente de trastorno depresivo es el trastorno depresivo mayor (también llamado depresión unipolar o mayor). Para establecer el diagnóstico se necesitan al menos cinco de los 10 síntomas siguientes: ánimo deprimido; anhedonia (pérdida del placer en cosas que solían ser placenteras); ideación suicida con o sin un plan específico; pérdida o aumento significativos de peso; insomnio o hipersomnio; sentimientos de inquietud, agitación o retraso psicomotor; sentimientos de minusvalía o culpa inapropiada; fatiga o pérdida de energía; y dificultad para concentrarse. El ánimo deprimido o anhedonia debe ser uno de los síntomas. Los síntomas deben estar presentes al menos por dos semanas, no pueden ser secundarios a abuso de sustancias o a una enfermedad médica y deben causar alteración significativa del funcionamiento normal.16

FISIOPATOLOGÍA

Es probable que la fisiopatología del trastorno depresivo sea multifactorial e incluya factores genéticos, biológicos y psicosociales. La susceptibilidad aumenta por una predisposición genética, demostrada por una concordancia del 37% en la tasa en estudios con gemelos.17 El funcionamiento anormal de los neurotransmisores monoaminérgicos (en particular serotonina, noradrenalina y ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.