Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El manejo preoperatorio de cualquier paciente forma parte de un cuidado continuo que se extiende desde la consulta inicial del cirujano hasta su recuperación completa. Si bien en circunstancias ideales esto comprende una colaboración multidisciplinaria, los cirujanos guían el esfuerzo a fin de asegurar que se proporcione cuidado correcto a todos los pacientes. Esto incluye el establecimiento de una cultura de cuidado de calidad y seguridad, con estándares altos y uniformes. Además, el cirujano es responsable de equilibrar los peligros de la evolución natural de la enfermedad si se deja sin tratamiento comparado con los riesgos que plantea una operación. Una operación exitosa depende de la comprensión del cirujano de los aspectos biológicos de la enfermedad y la selección adecuada.

En este capítulo se considerará la preparación preoperatoria desde las perspectivas del paciente, las instalaciones y equipo, personal del quirófano, y el cirujano.

PREPARACIÓN DEL PACIENTE

Historia clínica y exploración física

El cirujano y el equipo deben obtener un interrogatorio apropiado de cada paciente. Incluye detalles acerca de la enfermedad actual, incluso el establecimiento de la agudeza, urgencia o naturaleza crónica del problema. Las investigaciones se centrarán en la enfermedad específica y el sistema relacionado. Las preguntas referentes al dolor pueden guiarse mediante el acrónimo OPQRST, que se refiere al inicio (Onset) (súbito o gradual), factor Precipitante (p. ej., alimentos grasos, movimiento, etc.), tipo (Quality) (agudo, sordo o cólico), irradiación (Radiation) (p. ej., hacia la espalda o el hombro), factores que lo alivian (Stop) y aspectos Temporales (como duración, frecuencia, creciente-decreciente, etc.). La presencia de fiebre, sudores o escalofríos sugiere la posibilidad de una infección aguda, mientras que una pérdida significativa de peso puede implicar una enfermedad crónica, como un tumor. El interrogatorio sobre el padecimiento actual no se confina necesariamente a la entrevista del paciente. Los familiares o tutores proporcionan información útil, y los registros externos pueden ser indispensables. Los documentos podrían incluir resultados recientes de análisis de laboratorio o de estudios de imágenes que evitan la necesidad de pruebas repetitivas y costosas. El cirujano debe solicitar discos CD-ROM de estudios de imágenes obtenidos en otras instalaciones, si es apropiado. En el caso de repetición de una intervención quirúrgica, los informes operatorios previos y los reportes de anatomía patológica son esenciales (p. ej., cuando se busca un adenoma faltante en presencia de hiperparatiroidismo primario recurrente).

El interrogatorio sobre los antecedentes personales patológicos debe incluir operaciones previas, en especial cuando se relacionan con la situación actual, enfermedades médicas, eventos previos de tromboembolia venosa, como trombosis venosa profunda (VTE, venous thromboembolism) o émbolos pulmonares (PE, pulmonary emboli), diátesis hemorrágicas, sangrado prolongado con operaciones previas o lesiones moderadas (como epistaxis, sangrado gingival o equimosis) y eventos adversos durante la intervención quirúrgica o la anestesia, incluso problemas de las vías respiratorias. Es necesario obtener una lista ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.