Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Terminología

Es un hecho lamentable que la intervención quirúrgica y la infección están estrechamente entrelazadas. Para el propósito del presente capítulo, se diferenciará entre infecciones originadas por intervención quirúrgica (infecciones del sitio quirúrgico) y las que se producen por otros procesos morbosos, pero que requieren manejo quirúrgico. Las incisiones quirúrgicas comprenden una solución de continuidad de la piel y alteración de las barreras inmunitarias; de este modo, puede complicarse por infección. El término “infección de herida” ha quedado reemplazado por el término más exacto “infección del sitio quirúrgico” (SSI, surgical site infection), para enfatizar que la infección puede ocurrir en cualquier sitio dentro de cualquiera de las áreas a las que se tiene acceso durante intervención quirúrgica (no sólo en la piel) y para diferenciarlas de “infección de herida traumática”.

En contraposición con la SSI, el término “infección quirúrgica” se usa para indicar infecciones con poca probabilidad de mostrar respuesta a tratamientos médicos y antimicrobianos, y requieren intervención o manejo quirúrgico. Los ejemplos comunes comprenden abscesos, empiema, infecciones intraabdominales e infecciones necrosantes cutáneas y de tejidos blandos. La toma de decisiones quirúrgicas comprende, en esencia, el conocimiento y la experiencia para determinar la cronología de la intervención quirúrgica, y un equilibrio correcto entre intervención quirúrgica y otra terapia adjunta, como antibioticoterapia, esfuerzos de reanimación y optimización nutricional para proporcionar al paciente las mejores probabilidades de curación de la infección con los mejores resultados generales.

Patogenia

La aparición de una infección quirúrgica comprende una interacción estrecha entre tres elementos:

  1. Un huésped susceptible

  2. Un agente infeccioso

  3. Un medio o ambiente idóneo (figura 8-1).

Figura 8-1.

La interacción entre huésped susceptible, agente infeccioso y medio idóneo causa infección.

El grado de contribución de cada uno de estos tres factores a la aparición final de la infección depende del paciente individual y de la naturaleza y el sitio específicos de la infección. El hecho de si un inóculo de bacterias dado da lugar o no a una infección establecida, depende de la virulencia de las bacterias, la fuerza de la respuesta inmunitaria e inflamatoria del huésped (p. ej., quimiotaxis, fagocitosis, activación de linfocitos B y T), y la cantidad de perfusión sanguínea y tensión de oxígeno en el medio donde reside el inóculo.

A. Huésped susceptible

Muchas infecciones quirúrgicas ocurren en pacientes sin evidencia de defensas inmunitarias disminuidas; sin embargo, con los avances importantes en medicina y servicios de cuidado de la salud durante el siglo pasado, más pacientes que tienen alteraciones inmunitarias (p. ej., receptores de trasplante, pacientes con infección por HIV y diabéticos) se presentan con infecciones que requieren manejo quirúrgico, o con SSI después de intervenciones quirúrgicas. En el cuadro 8-1 se muestra una lista de enfermedades relacionadas con pacientes ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.