Skip to Main Content

QUEMADURAS

Una quemadura grave es una de las lesiones físicas y psicológicas más devastadoras que puede sufrir una persona. Casi dos millones de heridas debido a quemaduras requieren atención médica cada año en Estados Unidos, con 14 000 muertes resultantes. Los incendios caseros son responsables de sólo 5% de las lesiones por quemadura, pero de 50% de las muertes por esta causa (debido a la inhalación de humo). Casi 75 000 pacientes requieren hospitalización cada año, y 25 000 de éstos permanecen en el hospital por más de dos meses (evidencia de la gravedad de las enfermedades relacionadas con estas heridas).

Anatomía y fisiología de la piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo, tiene un área de 0.25 m2 en los recién nacidos y 1.8 m2 en el adulto. Consta de dos capas: epidermis y dermis. Las células exteriores de la epidermis son células muertas queratinizadas que actúan como una barrera dura protectora contra el entorno, que incluyen invasión bacteriana y exposición química. Las células internas de la epidermis son metabólicamente activas, producen compuestos como el factor del crecimiento, que ayuda al proceso continuo de replicación cada dos semanas. La segunda capa, más gruesa, la dermis (0.06 a 0.12 mm), se compone sobre todo de tejido conjuntivo fibroso. La dermis contiene los vasos sanguíneos y nervios de la piel, y los apéndices epiteliales de función especializada, como las glándulas sudoríparas. Las terminaciones nerviosas que se encargan del dolor se encuentran en la dermis.

La dermis es una barrera que previene la pérdida de líquidos corporales por la evaporación y pérdida de calor corporal excesivo. Las glándulas sudoríparas ayudan a mantener la temperatura del cuerpo, controlando la cantidad de agua que se evapora. La dermis también se entrelaza con terminaciones nerviosas que se encargan de la sensación táctil, la presión, el dolor, calor y frío; éste es un mecanismo protector que le permite al individuo adaptarse a cambios en el entorno físico.

La piel produce vitamina D, que se sintetiza por la acción del sol en ciertos compuestos de colesterol intradérmicos.

Profundidad de las quemaduras

La profundidad de la quemadura (figura 14-1) afecta todos los eventos clínicos posteriores. Puede ser difícil de determinar, y en algunos casos no se sabe hasta después de que ocurre una curación espontánea o cuando se quita o se separa quirúrgicamente la escara, exponiendo el lecho de la herida.

Figura 14-1.

Capas de piel que muestran la profundidad de las quemaduras de primero, segundo y tercer grados.

Las quemaduras se han clasificado como de primero, segundo y tercer grado, pero el énfasis actual en la curación de heridas ha llevado a la clasificación como quemaduras de grosor parcial, que pueden sanar de manera ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.