Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las mejoras en el diseño y los materiales de los implantes han sido responsables de avances significativos en la capacidad para tratar pacientes con problemas ortopédicos complejos. Como todos los campos médicos, la cirugía ortopédica se ha convertido en un grupo de campos subespecializados en los últimos años.

TERMINOLOGÍA

Varo y valgo son términos descriptivos usados con frecuencia para la caracterización de deformidades musculoesqueléticas angulares. Se refieren a la dirección del vértice de la deformidad en relación con la línea media del cuerpo. Cuando el ápice apunta hacia fuera de la línea media, la deformidad se denomina varo; cuando apunta hacia la línea media, la deformidad se denomina valgo. Las rodillas que se tocan es un ejemplo de una deformidad en valgo, tal que el ápice se define por las rodillas del paciente apuntando hacia la línea media del cuerpo. Por el contrario, “piernas en arco” es un ejemplo de una deformidad en varo; estos términos también se pueden aplicar a fracturas tales que el ápice de la deformidad es la fractura misma. Conminuta describe una fractura que está significativamente fragmentada. Una fractura se desplaza cuando los fragmentos óseos principales se trasladan o separan el uno del otro. El desplazamiento puede ser subsecuentemente subcategorizado en mínimo, moderado o complato (fractura completamente desplazada).

Las fracturas abiertas definen a las fracturas con herida de los tejidos blandos suprayacentes, por donde la fractura se expone al ambiente externo. Las abiertas pueden ser evidentes en traumatismos significativos con denudamiento sustancial de los tejidos blandos, o pueden ser más sutiles con sólo un pequeño orificio visible, por donde drena el hematoma de la fractura. En consecuencia, cuando los pacientes se transfieren de otros hospitales o instalaciones de cuidados urgentes, deben removerse todas las férulas, y la piel suprayacente a todas las fracturas debe inspeccionarse con sumo cuidado en busca de lesiones abiertas. Las fracturas abiertas son emergencias ortopédicas y deben atenderse con prontitud, desbridamiento quirúrgico e irrigación para minimizar el desarrollo subsecuente de infección y falta de unión asociada de la fractura.

Las luxaciones articulares también justifican el tratamiento inmediato. La maniobra utilizada para restaurar el alineamiento de la articulación o fractura es la reducción. Las estructuras vasculares que cruzan la articulación o la fractura pueden dañarse al momento de la lesión. En forma alternativa, tales estructuras pueden comprimirse o plegarse debido a la deformidad que resulta. Los pulsos arteriales deben valorarse siempre en un sitio distal a la lesión musculoesquelética y documentarse con todo cuidado. Con frecuencia, los pulsos ausentes se restauran al reducirse la articulación luxada o la fractura. Si después de la reducción los pulsos no retornan, es posible que los vasos estén desgarrados. La reparación y la reconstrucción tempranas se requieren con frecuencia para restaurar la circulación distal de la extremidad. Las lesiones vasculares reparadas antes de que se reduzca y estabilice la fractura o articulación pueden estar en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.