Skip to Main Content

Introducción

CONTENIDO

Nutrición enteral • Nutrición parenteral • Realimentación del paciente desnutrido • Aplicaciones clínicas de soporte nutricional seleccionadas • Pancreatitis aguda • Cáncer

Comprender los aspectos fundamentales de la nutrición clínica es importante para el manejo de muchos pacientes hospitalizados. Las enfermedades y lesiones pueden alterar los requisitos nutricionales y la capacidad de ingerir, absorber y procesar nutrientes. La interrupción en el equilibrio de los nutrientes puede afectar el metabolismo intermedio, las funciones de los órganos, la composición corporal y, en última instancia, el resultado clínico. Los avances realizados durante los últimos 35 años han permitido alimentar a todos los pacientes que no pueden o no quieren ingerir y absorber una cantidad adecuada de nutrientes. En este capítulo se revisarán los principios fisiológicos y clínicos de la nutrición enteral y parenteral, y la eficacia clínica del apoyo nutricional.

Nutrición enteral

Principios de la alimentación enteral

La nutrición enteral tiene muchas ventajas en comparación con la parenteral. En primer lugar, generalmente se asocia con complicaciones menos graves. En segundo lugar, puede suministrar combustibles preferidos por el intestino, tales como glutamina, glutamato y ácidos grasos de cadena corta, que están ausentes de las formulaciones parenterales disponibles comercialmente. En tercer lugar, se necesitan nutrientes en el lumen intestinal para mantener la integridad estructural y funcional del tracto gastrointestinal. La alimentación parenteral exclusiva durante más de un mes produce atrofia de la mucosa. La alimentación enteral evita la atrofia de la mucosa intestinal y del páncreas,1,2 mantiene las concentraciones de proteínas y de ácido desoxirribonucleico,3 preserva la mucosa y la función de la enzima digestiva pancreática,5 y mantiene la secreción gastrointestinal de IgA.6 Cuarto, previene la colelitiasis al estimular la motilidad de la vesícula biliar.7 Por último, es probablemente menos costosa que la parenteral.

En algunos pacientes, la alimentación enteral está contraindicada o no se puede suministrar en cantidades suficientes para satisfacer las necesidades nutricionales. El tracto intestinal no puede utilizarse de forma eficaz o segura en algunos pacientes con náusea o vómito persistente, dolor abdominal posprandial intolerable o diarrea, obstrucción mecánica, íleo severo, malabsorción grave o fístulas de alto gasto. Estos pacientes sólo pueden recibir una alimentación adecuada mediante nutrición parenteral. Algunos tienen un tracto gastrointestinal funcional pero son incapaces de comer lo suficiente para satisfacer sus necesidades nutricionales debido a la anorexia asociada con medicamentos, enfermedad o depresión. Estos pacientes, a menudo, pueden manejarse con modificaciones dietéticas, suplementos de fórmula líquida apropiada y tratamiento exitoso de la enfermedad primaria. Otro subconjunto de pacientes tiene un tracto gastrointestinal funcional pero no puede comer de forma segura debido a una alteración de la conciencia o una incapacidad para tragar. Estos pueden beneficiarse de la alimentación por tubo.

Regímenes de alimentación

Una amplia variedad de regímenes de alimentación disponibles puede adaptarse a la condición clínica de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.