Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La radioterapia oncológica es la disciplina de la medicina que implica el uso de radiación ionizante para tratar neoplasias malignas. El oncólogo radioterapeuta administra una dosis precisa de radiación ionizante a un volumen tumoral definido al mismo tiempo que se minimiza el daño a las estructuras vecinas normales. Debido a la naturaleza cada vez más multidisciplinaria de la oncología, la comprensión de la radioterapia es crucial para el cirujano involucrado en el tratamiento de modalidad combinada del paciente con cáncer de cabeza y cuello.

Radioterapia de haz externo (teleterapia)

La terapia mediante radiación ionizante puede dividirse en dos categorías: radiación electromagnética de alta frecuencia (rayos X y rayos γ) y radiación en partículas (electrones, neutrones, protones). A la cantidad de radiación absorbida por unidad de masa de tejido se le conoce como dosis absorbida. La unidad más común usada para la dosis absorbida es el gray (Gy), que equivale a 1 joule de energía absorbida por kilogramo de tejido. También, 1 Gy equivale a 100 cGy o 100 rads (unidad de dosis absorbida utilizada con anterioridad).

En la cabeza y el cuello, la radioterapia primaria se suele administrar por medio de un acelerador lineal con fotones de 6 megavoltios (MV). La ubicación anatómica y la profundidad de penetración deseada son los principales criterios utilizados para elegir qué tipo y energía de haz externo emplear. Las formas menos utilizadas de radioterapia de haz externo (EBRT, external beam radiotherapy) incluyen haces de electrones de 6 a 20 MeV o bien, rayos γ de 60Co, y rayos X superficiales (40 a 100 kV) u ortovoltaje (250 kV).

A lo largo de las décadas recientes se han visto avances importantes en los esquemas de administración de tratamientos de haz externo. De manera tradicional, la radioterapia se administraba a menudo con un solo campo mediante rayos X de penetración superficial. El desarrollo de máquinas capaces de administrar la radiación a mayor profundidad (como los aceleradores lineales) permitió que los tumores localizados centralmente se trataran con puertos paralelos opuestos de radiación. Durante los inicios del decenio de 1990, con base en los avances en tecnología informática y de imágenes, se dio a conocer la radioterapia conformada 3D. Esto permitió arreglos de haz no coplanar que se ajustan al objetivo en tres dimensiones. El desarrollo más reciente de la radioterapia de intensidad modulada (IMRT, intensity-modulated radiotherapy) permitió que la intensidad de cada haz fluctuara en rutas complejas por todo el campo. Esto mejoró la capacidad del oncólogo radioterapeuta en cuanto a cubrir volúmenes tumorales irregulares, lo que facilita un mayor grado de conformidad de la dosis y minimiza el daño a los tejidos normales circundantes, sobre todo las glándulas parótidas y la médula espinal. En fecha reciente, la radioterapia guiada por imágenes (IGRT, image-guided radiotherapy) ha surgido como una forma de garantizar la localización precisa del tumor día a día durante la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.