Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La cirugía de cabeza y cuello requiere una relación de cooperación entre el cirujano y el anestesiólogo. Esto es particularmente cierto en procedimientos quirúrgicos que involucran la vía respiratoria. De hecho, en la mayoría de las situaciones existe una relación común entre el otorrinolaringólogo y el anestesiólogo. En situaciones críticas, donde se anticipa un compromiso de la vía respiratoria, ambos especialistas tienen la mejor apreciación de la gravedad de la situación. En este capítulo se trata con brevedad la farmacología de algunos de los medicamentos de uso más frecuente en anestesia. Si bien la mayoría de ellos son utilizados por anestesiólogos en condiciones controladas, pueden usarse también en procedimientos que requieren sedación consciente. Por tanto, es de gran importancia que el médico o la enfermera involucrados conozcan el uso y las limitaciones de los fármacos utilizados.

Se incluye también una descripción general del equipo de anestesia en relación con las necesidades del otorrinolaringólogo. Con frecuencia, la cirugía de cabeza y cuello implica el uso de equipo especial para intubación endotraqueal. El otorrinolaringólogo debe tener algún conocimiento del equipo disponible para favorecer que las condiciones para el procedimiento sean óptimas. Esta sección es seguida por una revisión de la vía respiratoria difícil y métodos sugeridos para controlarla. En la sección final se presenta un resumen de la evaluación prequirúrgica para pacientes con enfermedades cardiovasculares y pulmonares, y se ofrecen consideraciones anestésicas para algunos procedimientos quirúrgicos comunes de cabeza y cuello. Estos procedimientos se tratan con mayor detalle en otras partes del texto.

FARMACOLOGÍA DE ALGUNOS ANESTÉSICOS DE USO COMÚN

ANALGÉSICOS, SEDANTES E HIPNÓTICOS OPIOIDES

Los opioides producen analgesia mediante una interacción compleja con sus receptores en el sistema nervioso central supraespinal (CNS, central nervous system). Proporcionan analgesia confiable, así como cierto grado de sedación y euforia. No hay un deterioro significativo de la contractilidad miocárdica, pero se reduce el tono vascular mediado por el sistema simpático. La ventilación se deprime debido a que el umbral del dióxido de carbono para la respiración se eleva. Los opioides administrados a las dosis recomendadas no producen pérdida del conocimiento; sin embargo, pueden causar motilidad intestinal disminuida, espasmo biliar, náuseas y prurito. A continuación se presenta una reseña de la farmacología de algunos de los opioides más comunes.

1. Morfina

Es relativamente hidrófila, por lo que tiene inicio de acción más lento y efecto clínico más prolongado. Sólo una pequeña cantidad de la administrada llega al CNS, pero se acumula con rapidez en riñones, hígado y sistema musculoesquelético. Puede inducirse vasodilatación venosa profunda debido a los efectos de la liberación de histamina y la reducción del tono del sistema nervioso simpático.

2. Fentanil

Es un opioide sintético que tiene efectos similares, pero es más soluble en lípidos y tiene inicio más rápido y duración de acción más corta. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.