Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En las salas de urgencias se observan a diario pacientes con traumatismo maxilofacial. Las causas del traumatismo pueden ser variadas, desde accidentes industriales o de vehículos automotores a traumatismos interpersonales que implican puños o armas. Es habitual que el traumatismo se relacione con consumo excesivo de sustancias o con conductas que pueden relacionarse con dicho consumo. En algunas ocasiones, el traumatismo se vincula con actividades deportivas o simplemente con situaciones accidentales o relacionadas con el trabajo. Los principios del tratamiento se dirigen a estabilizar el estado médico del paciente y a brindar una reconstrucción segura para maximizar tanto la rehabilitación funcional como la estética.

ABC TRAUMATOLÓGICO

Puede ser desconcertante cuando un paciente es llevado a la sala de urgencias con traumatismo craneofacial grave. El individuo puede estar cubierto de sangre y tener una estructura anatómica distorsionada que puede desviar la atención de los principios iniciales del apoyo avanzado para la vida en traumatismos (ATLS, Advanced Trauma Life Support). En estas circunstancias, es de importancia crítica seguir los principios básicos de la estabilización inicial del paciente traumatizado, también conocidas como ABC traumatológico:

  • Valoración y control de la vía respiratoria (airway)

  • Respiración (breathing)

  • Circulación

El taponamiento del sangrado y la estabilización de la columna cervical también son factores críticos cuando el sujeto se presenta inicialmente en la sala de urgencias. Durante el periodo de tratamiento inicial, incluso en situaciones de traumatismo craneofacial grave, puede examinarse después de buscar y tratar traumatismos abdominales, torácicos y, en ocasiones, de las extremidades. La exploración y los cuidados neuroquirúrgicos con frecuencia son deseables en lesiones graves por alta velocidad. Cuando se sospecha lesión ocular, la exploración por un oftalmólogo es indispensable. Los individuos en el límite más grave del espectro de lesiones muchas veces necesitan control de la vía respiratoria por medio de intubación orotraqueal o, en algunos casos, mediante cricotiroidectomía o traqueotomía.

La mayoría de los intentos para reparar los traumatismos maxilofaciales se considera después de estabilizar al paciente. Casi todas las reparaciones de traumatismos esqueléticos se guían por información brindada por los rastreos por tomografía computarizada (CT) de corte fino. Los rastreos de corte fino toman más tiempo y requieren más estabilidad de la situación médica que el tamizaje inicial provisto por los rastreos por CT de la cabeza y el cerebro, los cuales se obtienen para descartar una posible lesión neurológica durante el periodo de valoración inicial aguda. En contraste, las lesiones de tejidos blandos se reparan con frecuencia tan pronto como sea prácticamente posible. Las lesiones de baja velocidad, como las fracturas nasales o mandibulares aisladas, casi nunca requieren la misma estrategia de un equipo completo de consulta especializada, sobre todo si no se encuentran o sospechan otras lesiones. En las lesiones aisladas, las cuales tienden a ser menores que las multisistémicas, el tratamiento puede dirigirse mejor; es posible proceder ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.