Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La rinitis se define como una alteración inflamatoria que afecta la mucosa nasal. Sus síntomas incluyen obstrucción nasal, hiperirritabilidad e hipersecreción. La rinitis puede ser causada por una variedad de diferentes estados alérgicos y no alérgicos (cuadro 14-1). La incidencia de rinitis parece haber aumentado desde la Revolución Industrial. En Estados Unidos se calcula que uno de cada cinco habitantes presenta rinitis.

Cuadro 14-1.Tipos de rinitis.

La rinitis alérgica es una de las afecciones crónicas más habituales en dicho país, y de los cerca de 50 millones de individuos que tienen rinitis, muchos no presentan una causa alérgica para ésta. Los síntomas de la rinitis no alérgica incluyen obstrucción nasal, hipersecreción e irritabilidad, ninguna de las cuales se debe a alguna alergia.

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA

El flujo de aire a través de la nariz es más eficaz para el intercambio de gases y necesita menos energía que la respiración por la boca. La nariz sirve como un conducto inicial hacia la vía respiratoria. Como tal, tiene funciones importantes de entibiamiento, humidificación y limpieza del aire que se respira. El ciclo nasal consiste en una regulación tanto simpática como parasimpática en direcciones opuestas de lados contrarios de la nariz. El ciclo nasal puede alterar el flujo de aire en una narina hasta en 80%, mientras conserva el flujo de aire total.

De adelante hacia atrás, los diversos elementos estructurales de la nariz actúan juntos para lograr estas funciones. El vestíbulo nasal se halla cubierto por vibrisas que filtran partículas grandes mientras entran en la nariz. El vestíbulo se comunica con la región valvular de la nariz, donde la mucosa nasal se transforma en epitelio columnar seudoestratificado ciliado. Este tipo de epitelio se extiende a lo largo de toda la cavidad nasosinusal y su importancia queda subrayada al considerar afecciones, como el síndrome de Kartagener, en que los cilios inmóviles provocan la formación crónica de costras por estasis mucosa. Bajo la mucosa hay células del estroma, células inflamatorias, vasos sanguíneos y glándulas seromucosas. Cada uno de estos elementos puede tener un papel en la inflamación nasal.

La nariz está dividida en una cámara derecha y una izquierda por el tabique, compuesto por cartílago y hueso. Lateralmente, tres proyecciones óseas, los cornetes superior, medio e inferior, sobresalen a la cavidad nasal. Estos cornetes están cubiertos por mucosa, con lo que se incrementa la superficie nasal y se cubren agujeros de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.