Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El dolor agudo es la principal queja para 75 a 80% de todas las visitas al ED (Emergency Department). La sedación y la analgesia de procedimientos a menudo son necesarias para intervenciones dolorosas o estudios de diagnóstico.

CUADRO CLÍNICO

Las respuestas al dolor varían y pueden incluir un aumento del ritmo cardiaco, la presión arterial, la frecuencia respiratoria y los cambios de comportamiento; sin embargo, estas respuestas sólo pueden tener una correlación leve, por lo que no se puede confiar exclusivamente en ellas. El dolor se evalúa de manera más objetiva con el uso de varias escalas de dolor validadas, aunque estas escalas pueden no ser tan precisas en pacientes de edad avanzada o pacientes con traumatismos. Las escalas de dolor son un pilar para evaluar el dolor en niños pequeños.

CUIDADO Y DISPOSICIÓN DE LA UNIDAD DE EMERGENCIA

Durante la evaluación primaria, determine la percepción del paciente del grado de dolor y continúe reevaluando su dolor después de cualquier intervención. Tenga en cuenta que los niños son vulnerables a la oligoanalgesia por varias razones, incluida la dificultad para evaluar su dolor y la incomodidad del proveedor, así como la falta de familiaridad con los regímenes de dosificación de medicamentos.

Las intervenciones farmacológicas y no farmacológicas pueden ser útiles para la ansiedad y el dolor en el DE. Las intervenciones no farmacológicas incluyen la aplicación de calor o frío, la inmovilización y la elevación de las extremidades lesionadas, y los métodos de distracción, como la administración de una solución de sacarosa a los bebés. Cuando se necesita intervención farmacológica, la selección del agente debe guiarse por la gravedad del dolor que requiere analgesia, la ruta de administración, y la duración deseada de los efectos.

Control del dolor agudo

Los analgésicos no opiáceos, como acetaminofén, 650 a 1 000 mg PO (15 mg/kg PO o PR en niños) o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID, nonsteroidal anti-inflammatory drugs) como ibuprofeno, 400 a 800 mg PO (10 mg/kg PO en niños) pueden usarse para tratar el dolor leve a moderado. Los NSAID parenterales no son más efectivos que los medicamentos orales. Los efectos adversos de los NSAID incluyen irritación gastrointestinal, disfunción renal, disfunción plaquetaria y alteración de la coagulación. Además, los NSAID aumentan el riesgo de muerte cardiaca en pacientes con cardiopatía isquémica. El ácido acetilsalicílico debe evitarse en niños debido a una asociación con el síndrome de Reye.

Opiáceos, como morfina, 0.1 mg/kg IV (0.1 a 0.2 mg/kg IV en niños), fentanilo, 1 μg/kg IV (1 a 2 μg/kg en niños), e hidromorfona, 0.2 a 1 mg IV (0.01 mg IV en niños) son los agentes de elección para el dolor moderado a intenso. Los niños requieren más opiáceos proporcionales a su peso que los adultos. El objetivo de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.