Skip to Main Content

CUADRO CLÍNICO

Las heridas traumáticas son problemas que se presentan regularmente en las unidades de emergencia. Es importante la documentación sobre la información histórica como el mecanismo, el tiempo, la ubicación de la lesión y el grado de contaminación. Deben ser identificados los síntomas asociados tales como dolor, hinchazón, parestesias y pérdida de la función. Determinar los factores que afectan la curación de heridas como la edad del paciente, ubicación de la lesión, medicamentos, afecciones crónicas y formación previa de queloides o cicatrices. Los adultos con la sensación de un cuerpo extraño son mucho más propensos a haber conservado un cuerpo extraño que debería ser removido. Revisar las alergias, particularmente al látex, y determinar si se requiere inmunización contra el tétanos (véase capítulo 94). Cuando se curan las heridas, el objetivo final es restaurar la integridad física y la función del tejido lesionado sin infección.

Cuando se trata una herida, hay que tener en cuenta los factores que constituyen riesgos de infección, como el tiempo desde la lesión, el mecanismo y la ubicación. Se producen heridas por objetos afilados con relativamente poca energía, lo que resulta en una herida de bordes lisos y poca contaminación y se puede esperar una curación con un buen resultado. Las heridas causadas por las fuerzas de compresión aplastan la piel contra el hueso subyacente y a menudo producen laceraciones estrelladas. La tensión de esas fuerzas puede producir laceraciones de tipo solapa con el tejido desvitalizado circundante y puede ser más susceptible a la infección. Otros factores predictivos para la infección incluyen ubicación, profundidad, características, contaminación y edad del paciente. El riesgo de infección también se relaciona con la interacción de la contaminación bacteriana y el suministro de sangre. La densidad de las bacterias es bastante baja en el tronco, los brazos y miembros proximales, y por lo tanto estas áreas tienen menores riesgos para la infección. Áreas húmedas como la axila, el perineo y las manos y los pies expuestos tienen un mayor grado de colonización y pueden estar en mayor riesgo de infección. Las heridas localizadas en la cara o el cuero cabelludo, ambas áreas altamente vascularizadas, tienen un menor riesgo de infección.

Las heridas de la cavidad oral están muy contaminadas con bacterias, aunque la evidencia apoya el uso de antibióticos de rutina en el tratamiento intraoral en la laceración simple, ésta no es concluyente. Las heridas causadas por objetos o los ambientes contaminados y las mordeduras de animales y humanos tienen un mayor riesgo de infección.

Las heridas contaminadas con heces tienen un alto riesgo de infección incluso cuando son tratadas con antibioticoterapia. Aunque no hay una relación claramente definida entre el tiempo del cierre y la tasa de infección, considere el tiempo transcurrido desde la ocurrencia de la lesión al tomar decisiones sobre la reparación de la herida. Cuando se asiste al primer encuentro para el tratamiento de una herida abierta después de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.