Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los medicamentos sedantes e hipnóticos son productos farmacéuticos usados comúnmente. Se clasifican en tres clases: barbitúricos, benzodiacepinas y no benzodiacepinas (buspirona, carisoprodol, meprobamato, hidrato de cloral, γ-hidroxibutirato, melatonina, ramelteón, zaleplón, zolpidem y zopiclona).

BARBITÚRICOS

Cuadro clínico

Entre las clases de medicamentos sedantes e hipnóticos, los barbitúricos se asocian con la mayor morbilidad y mortalidad. El uso clínico de los barbitúricos ha disminuido debido a la emergencia de alternativas más seguras para el control de las convulsiones.

Los barbitúricos causan depresión del sistema nervioso central dosis-dependiente. En caso de ingestiones leves a moderadas, la toxicidad se manifiesta parecida a la provocada por el etanol u otros medicamentos sedantes-hipnóticos con: confusión, ataxia, disartria, somnolencia y desinhibición. La motilidad gastrointestinal puede ser más lenta. La dosis tóxica variará dependiendo de la trayectoria, la velocidad de administración, y la tolerancia del paciente. La intoxicación grave sigue a un uso diez veces por encima de la dosis, se produce pérdida de los reflejos tendinosos profundos y corneales. Son comunes la hipotermia, la hipotensión y la depresión respiratoria. Algunas de las complicaciones características de la toxicidad son: hipoglucemia, neumonía por aspiración, edema pulmonar y lesión pulmonar aguda.

El síndrome de abstinencia barbitúrica puede ocurrir en el paciente habituado que bruscamente deja de tomar su medicación. Aparece dentro de las 24 horas de cesar el tratamiento y comienza con síntomas leves, que pueden convertirse en intensos durante los próximos 2 a 8 días. Los barbitúricos de acción corta generalmente causan síndrome de abstinencia más fuerte, que los productos de acción prolongada. Algunos de los síntomas leves incluyen ansiedad, agitación, depresión, insomnio, anorexia, náuseas y vómitos. Los síntomas intensos serían psicosis, alucinaciones, delirio, convulsiones generalizadas, hipertermia y colapso cardiovascular. La abstinencia a los barbitúricos conduce a una alta mortalidad, por lo que se recomienda la retirada gradual del agente adictivo.

Diagnóstico diferencial

Los niveles de barbitúricos séricos pueden ayudar a esclarecer la etiología de estado mental alterado en un paciente comatoso. Sin embargo, las decisiones con respecto al manejo son basadas, principalmente, en las características clínicas. Las ingestiones mixtas sedantes-hipnóticas pueden ser inapropiadamente atribuidas sólo al barbitúrico. Debido a la variabilidad entre pacientes con sobredosis de barbitúricos en cuanto a, frecuencia cardiaca, tamaño y reactividad de la pupila y nistagmo, estos signos no ayudan para el discernimiento clínico. Las bullas de la piel (“ampollas por barbitúricos”) rara vez son evidentes, y no son específicas de éstos. La depresión del miocardio es más común con los barbitúricos, que con las benzodiacepinas.

La medición convencional de la glucosa del paciente es imprescindible en aquellos casos con alteración del estado mental, y puede ayudar a delimitar el diagnóstico diferencial. Otras pruebas de diagnóstico útiles serían gasometría arterial o venosa, electrocardiograma, pruebas de función hepática, concentraciones de salicilato y paracetamol, niveles de nitrógeno ureico en sangre y ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.