Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Ahogarse es sumergirse en un líquido que ocasiona dificultad o paro respiratorio. Después de las lesiones por inmersión, el pronóstico depende del grado de lesión pulmonar y del sistema nervioso central y, por lo tanto, depende mayormente de la premura del rescate y la resucitación. La prevención es el medio más importante para reducir la morbilidad y mortalidad asociadas.

CUADRO CLÍNICO

Hasta el 20% de los pacientes que sufren lesiones por inmersión no aspira agua, pero sufre daños debido a la asfixia. Los pacientes que aspiran agua hacia el interior de sus pulmones pierden el surfactante, lo que resulta en la disminución alveolar de la transferencia de gases, atelectasia, desajuste en la perfusión de ventilación, e hipoxia. El edema pulmonar no cardiogénico resulta de una aspiración moderada a intensa. Los resultados del examen físico durante la presentación varían. Los pulmones pueden estar claros o tener estertores, ronquidos o sibilancias. El estado mental oscila entre normal y comatoso. Los pacientes están en riesgo de hipotermia incluso en inmersiones en “agua caliente”.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

Evalúe a los pacientes para detectar lesiones asociadas (p. ej., lesiones traumáticas en el cerebro o médula espinal) y trastornos precipitantes subyacentes, incluyendo síncope, convulsiones, hipoglucemia e infarto agudo de miocardio o disritmias. La acidosis respiratoria se puede presentar precozmente, seguida de posterior acidosis metabólica. Las alteraciones tempranas de electrolitos son inusuales. Se suele obtener una radiografía de tórax (CXR, chest radiograph), pero con frecuencia es normal en pacientes que por otra parte son asintomáticos. Sin un historial de buceo o traumatismo asociado, no son necesarias la rutinaria inmovilización cervical y la tomografía computarizada (CT, computed tomography) del cerebro.

CUIDADOS Y DISPOSICIÓN EN LA UNIDAD DE EMERGENCIA

  1. El tratamiento para eventos de inmersión se resume en la figura 124-1.

  2. Medir la temperatura del núcleo. Trate la hipotermia si está presente (véase capítulo 118: “Lesiones por frío”). Las víctimas hipotérmicas por inmersión en aguas frías con paro cardiaco deben someterse a maniobras de resucitación prolongadas y activas, hasta que sean normotérmicas o consideradas no viables.

  3. Los datos no apoyan la profilaxis antibiótica de rutina para la aspiración pulmonar.

  4. Los esfuerzos para la “reanimación cerebral”, incluyendo el uso de manitol, bucles diuréticos, solución salina hipertónica, restricción de líquidos, hiperventilación mecánica, hipotermia controlada, coma barbitúrico y control de la presión intracraneal no han mostrado beneficios.

  5. Los pacientes que llegan al servicio de urgencias en asístole o paro cardiaco después de la sumersión en agua templada, y son normotérmicos, tienen pronóstico pobre de recuperación sin discapacidades neurológicas significativas.

FIGURA 124-1

Algoritmo del evento de ahogamiento. CBC (complete blood count): conteo sanguíneo completo; CK (creatine kinase): creatina quinasa; CPAP (continuous positive airway pressure): presión positiva continua en las vías respiratorias; CVP (central venous pressure): presión venosa central; CXR (chest ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.