Skip to Main Content

EMERGENCIAS OTOLÓGICAS

Otitis externa

La otitis externa, u “oído de nadador”, se caracteriza por prurito, dolor y sensibilidad del oído externo. El eritema y el edema del conducto auditivo externo, otorrea, formación de costras y deterioro de la audición también pueden estar presentes. El dolor se provoca con el movimiento del pabellón auricular o el trago. Los factores de riesgo para el desarrollo de otitis externa incluyen natación, trauma del canal externo y cualquier proceso que eleve el pH del canal.

Los organismos más comunes implicados en la otitis externa son Pseudomonas aeruginosa, Enterobacteriaceae y especies de Proteus, y Staphylococcus aureus, siendo P. aeruginosa el organismo más común que causa otitis externa maligna. La otomicosis u otitis externa fúngica, se encuentra en climas tropicales y en la antibioticoterapia en pacientes inmunocomprometidos o posterior a largo plazo. Aspergillus y Candida son los hongos patógenos más comunes.

El tratamiento de la otitis externa incluye analgésicos, limpieza del conducto auditivo externo, agentes acidificantes, antimicrobianos tópicos y, ocasionalmente, preparaciones de esteroides tópicos. La limpieza se puede realizar con irrigación del canal, usando peróxido de hidrógeno en una dilución 1:1 con solución salina tibia, o agua, o con succión suave en la visualización. Ofloxacino ótico 5 gotas dos veces al día, ácido acético/hidrocortisona ótica 5 gotas tres veces al día (no usar con membrana timpánica perforada [TM, tympanic membrane]) y ciprofloxacino/hidrocortisona 3 gotas óticas al día se usan comúnmente durante siete días para tratar la otitis externa. Si hay una inflamación significativa del canal externo, se puede insertar una mecha o gasa en el canal para permitir el paso de medicamentos tópicos. Los antibióticos orales no están indicados como agentes de primera línea a menos que haya fiebre o diseminación periauricular.

La otitis externa maligna es una infección potencialmente mortal del conducto auditivo externo con extensión variable a la base del cráneo (osteomielitis). Históricamente, más del 90% de los casos fueron causados por Pseudomonas aeruginosa; sin embargo, el 15% ahora es causado por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA, meticillin-resistant Staphylocuccus aureus). Los ancianos, diabéticos e inmunocomprometidos son los pacientes más comúnmente afectados. El diagnóstico de otitis externa maligna requiere un alto índice de sospecha. La tomografía computarizada (CT, computed tomography) es necesaria para determinar la extensión y el estadio de la enfermedad. La consulta de otorrinolaringología urgente (ENT, emergent otolaryngology), tobramicina 2 mg/kg IV (intravenosa) y piperacilina 3.375 a 4.5 g IV, o ceftriaxona 1 g IV, o ciprofloxacino 400 mg IV, y el ingreso al hospital son necesarios.

Otitis media

La incidencia y prevalencia del pico de otitis media (OM, otitis media) en los años preescolares disminuye con la edad. Los patógenos bacterianos más comunes en la OM aguda son S. pneumoniae, H. influenzae y M. catarrhalis. Los organismos predominantes en la OM crónica son S. aureus, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.