Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El traumatismo es la principal causa de morbilidad y mortalidad no obstétrica en mujeres embarazadas. Las colisiones automovilísticas seguidas de caídas y violencia doméstica son las causas más comunes de traumatismo en el embarazo y la supervivencia del feto depende en gran medida de la estabilización materna.

CUADRO CLÍNICO

Los cambios fisiológicos del embarazo dificultan determinar la gravedad de la lesión. La frecuencia cardiaca aumenta de 10 a 20 latidos por minuto en el segundo trimestre, mientras que la presión arterial sistólica y diastólica desciende de 10 a 15 mm Hg. El volumen de sangre puede aumentar en 45%, pero la masa de glóbulos rojos aumenta en menor medida, lo que lleva a una anemia fisiológica del embarazo. Puede ser difícil determinar si la taquicardia, la hipotensión o la anemia se deben a pérdida de sangre o cambios fisiológicos normales. Debido al relativo estado hipervolémico, el paciente puede perder de 30 a 35% del volumen de sangre antes de manifestar signos de choque. Los cambios pulmonares en el embarazo incluyen la elevación del diafragma y una disminución en el volumen residual y la función de la capacidad residual. El volumen corriente aumenta, lo que da como resultado hiperventilación con alcalosis respiratoria asociada. Sin embargo, la compensación renal hace que el pH del suero permanezca sin cambios. El vaciamiento gástrico también se retrasa, lo que coloca a la paciente embarazada con trauma en un mayor riesgo de aspiración.

Los cambios anatómicos en el embarazo afectan los tipos de lesiones que generalmente se observan en la madre. La lesión esplénica sigue siendo la causa más común de hemorragia abdominal en la paciente gestante con trauma. Después de la 12a. semana de gestación, el útero en crecimiento emerge de la pelvis y en 20 semanas alcanza el nivel del ombligo. El flujo sanguíneo uterino aumenta, lo que hace más probable la hemorragia materna intensa por trauma uterino. El útero también puede comprimir la vena cava inferior cuando la paciente está en decúbito supino, lo que lleva al “síndrome de hipotensión supina”. A medida que avanza el embarazo, el intestino delgado se empuja hacia arriba, lo que aumenta la probabilidad de lesión en el traumatismo penetrante de la parte superior del abdomen. La vejiga se mueve hacia el abdomen en el tercer trimestre, lo que aumenta su susceptibilidad a las lesiones.

El trauma abdominal afecta no sólo a la madre sino también al feto. Las lesiones fetales tienen más probabilidades de verse en el tercer trimestre y a menudo se asocian con fracturas pélvicas o traumas penetrantes en la madre. La rotura uterina es rara pero se asocia con una tasa de mortalidad fetal muy alta. Las complicaciones más comunes del trauma incluyen irritabilidad uterina, trabajo de parto prematuro y desprendimiento de la placenta. Clásicamente, la madre demostrará dolor abdominal, sangrado vaginal y contracciones uterinas. La hemorragia fetal-materna ocurre en más de 30% ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.