Skip to Main Content

LESIONES DE TOBILLO

Lesiones de tendones y ligamentos

Cuadro clínico

Las lesiones de tendón generalmente resultan de la hiperdorsiflexión (lesión del tendón peroneo) o de flexión plantar repentina (lesión del tendón de Aquiles). Los pacientes con una rotura del tendón de Aquiles se quejan de dolor intenso y no pueden caminar sobre los dedos de los pies, correr o subir escaleras. Los esguinces ligamentosos son causados por lesiones de inversión y eversión. El esguince de tobillo más común involucra el ligamento talofibular anterior. Aunque un esguince aislado del ligamento deltoides medial es poco frecuente, ocasionalmente se asocia con una fractura fibular (fractura de Maisonneuve) o lesión del ligamento sindesmótico. Cualquier lesión con signos de compromiso neurovascular requiere atención inmediata.

Diagnóstico diferencial

Evalúe el tobillo así como las articulaciones por encima y por debajo de la lesión. Una prueba positiva de Thompson es útil para el diagnóstico de una rotura del tendón de Aquiles (con el paciente acostado boca abajo y la rodilla flexionada a 90°, el pie no logra flexión plantar cuando la pantorrilla está apretada). Palpe el peroné proximal por si hay sensibilidad resultante de una fractura o desgarro del ligamento fibulotibial. Presione el peroné hacia la tibia para evaluar la lesión del ligamento sindesmótico. Si la sensibilidad está aislada en la parte posterior del maléolo lateral, entonces puede estar presente una subluxación del tendón peroneo.

Las reglas de Ottawa para el tobillo fueron desarrolladas para ayudar a los médicos a determinar cuándo son necesarios estudios de imagenología en pacientes con lesiones de tobillo (véase figura 175-1).

FIGURA 175-1

Reglas de Ottawa para el tobillo, para las lesiones de tobillo y pie medio. Las radiografías de tobillo sólo se requieren si hay dolor en la zona maleolar o en la zona del pie medio, junto a sensibilidad ósea en cualesquiera de estas cuatro locaciones, o si no se puede soportar peso inmediatamente después de la lesión y además en la UE (unidad de emergencia).

La estabilidad articular dicta el plan de tratamiento para un esguince de tobillo. Por lo general, se sospecha de inestabilidad con base en el examen físico y los estudios imagenológicos. Para evaluar la estabilidad el examinador puede realizar la prueba del cajón anterior (deslizamiento de la tibia debajo del fémur) y la prueba de inclinación del talar. Si el examinador no puede realizar pruebas de esfuerzo fiables, la lesión se considera potencialmente inestable. La asimetría de la fisura entre la cúpula del talar y el maléolo, en la vista de rayos X del astrágalo, también sugiere inestabilidad articular.

Cuidados y disposición en la unidad de emergencia

  1. Si el paciente tiene una articulación estable y es capaz de soportar peso, entonces la protección...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.