Skip to Main Content

CALLOS Y CALLOSIDADES

Las callosidades representan una reacción dermatológica a la presión focal. Son protectoras y no deben ser tratadas a menos que sean dolorosas. La presión continua puede causar que las callosidades se conviertan en callos que tienen un núcleo central hiperqueratósico el cual a menudo es doloroso. Los callos duros pueden parecerse a las verrugas, pero pueden ser diferenciados mediante incisión; las verrugas sangrarán, los callos no sangrarán. El diagnóstico diferencial incluye sífilis, psoriasis, liquen plano, rosácea, envenenamiento por arsénico, síndrome del nevo basocelular y malignidad.

El tratamiento de callos a menudo incluye pelar con un bisturí para incluir la eliminación del tapón de queratina central, pero los tratamientos tópicos con ácido salicílico pueden ser más efectivos.

VERRUGAS PLANTARES

Las verrugas plantares son comunes, contagiosas y causadas por el virus del papiloma humano. El diagnóstico es clínico y el diferencial incluye callos y melanoma no diagnosticado. El tratamiento tópico con 15 a 20% de ácido salicílico es más efectivo. Las lesiones que no cicatrizan deben remitirse a un dermatólogo o podólogo.

ONICOCRIPTOSIS (UÑA INCARNADA)

La onicocriptosis se caracteriza por un aumento de la inflamación o infección de los aspectos laterales o mediales de la uña del pie. Esto ocurre cuando la placa de la uña penetra el surco de la uña y el tejido subcutáneo (generalmente en el dedo gordo del pie).

Los pacientes con diabetes subyacente, insuficiencia arterial, celulitis, ulceración o necrosis están en riesgo de amputación si el tratamiento se retrasa. El tratamiento depende del tipo de inflamación. Si la uña del pie no está infectada, a menudo se obtendrán resultados suficientes con la elevación de la uña con un poco de algodón entre la placa de la uña y la piel, los pies se remojan diariamente y se evita presión en el área. Una segunda opción (que requiere bloqueo digital) es remover una espícula de la uña y desbridar la ranura de la misma (figura 183-1). Si hay tejido de granulación o infección, se indica la eliminación parcial de la uña. Si está infectada, realice un bloqueo digital y corte un cuarto o menos de la uña, incluso debajo de la cutícula, con una incisión longitudinal (figura 183-2). Se debe colocar un apósito abultado no adherente y la herida debe revisarse en 24 a 48 horas.

FIGURA 183-1

Eliminación parcial de la uña del pie. Este método se usa para pequeños pliegues de uñas inflamados sin infección. Después de la preparación antiséptica de la piel y el bloqueo del nervio digital, una porción oblicua de la uña afectada se recorta alrededor de uno a dos tercios detrás del pliegue posterior. Use tijeras para cortar la uña; utilice pinzas para agarrar y quitar el fragmento de la misma.

...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.