Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las presentaciones clínicas de hipertensión sistémica aguda pueden clasificarse en las tres categorías siguientes:

  1. Emergencia hipertensiva. Se caracteriza por valores de presión elevados con trastorno de órgano diana. El trastorno del órgano es causado por la persistente tensión en la pared mecánica y lesión del endotelio, que lleva al aumento de la permeabilidad vascular y necrosis fibrinoide dentro de las arterias grandes y las arteriolas en órganos diana como el cerebro, riñones, corazón y pulmones. Las manifestaciones clínicas de la emergencia hipertensiva pueden incluir:

    • Dolor en el tórax asociado con disección aórtica, edema pulmonar agudo o síndrome coronario agudo.

    • Falta de aire debida a edema pulmonar agudo.

    • Síntomas neurológicos agudos, como estado mental alterado, déficit del motor focal o déficit sensorial, dolor de cabeza o molestias visuales. Éstos pueden ser asociados con encefalopatía hipertensiva, hemorragia subaracnoidea, hemorragia intracraneal o choque isquémico agudo.

    • Edema periférico secundario a insuficiencia renal aguda o preeclampsia grave.

    • Crisis simpática debida a toxicidad simpaticomimética, reacciones adversas medicamentosas e interacciones de comida-medicamentos o feocromocitoma.

  2. Urgencia hipertensiva. Está acompañada por elevación de la tensión arterial sin daño agudo en órganos blanco. Algunos médicos recomiendan tratamiento farmacológico de urgencia para los valores de tensión arterial de 180/120 mm Hg, o mayores, aunque los beneficios clínicos de tales intervenciones agudas son inciertos.

  3. Hipertensión crónica sistémica. Es identificada en pacientes con historia antigua de elevaciones de presión arterial sin progresión hacia daño a órganos blanco. Este diagnóstico se define por el control seriado de la tensión arterial durante varias semanas (tabla 26-1).

TABLA 26-1

CNC7 Clasificación de hipertensión

CUADRO CLÍNICO

Pacientes que acuden con la tensión arterial elevada, acompañada de síntomas agudos, refiriendo a menudo una historia de hipertensión. Muchos pacientes tienen patologías médicas coexistentes, tales como enfermedad cardiovascular, disfunción renal, enfermedad cerebrovascular, diabetes, hiperlipidemia, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma o estenosis de la arteria renal. Precipitantes secundarios de la hipertensión aguda pueden incluir embarazo, toxicidad simpaticomimética, reacciones adversas medicamentosas, interacciones entre medicamentos o síndrome de abstinencia medicamentosa o sustancias estimulantes.

Cuando la presión arterial está significativamente elevada, considere la posibilidad de emergencia hipertensiva en los pacientes con cualesquiera de las siguientes señales y síntomas de comprometimiento de órgano diana:

  • Signos y síntomas del sistema nervioso como dolores de cabeza, cambios visuales, papiledema, exudado retinal, convulsiones, encefalopatías, motor focal o déficits sensoriales, vómitos o confusión.

  • Signos y síntomas cardiovasculares como dolor en el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.