Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La diarrea se define como tres o más deposiciones acuosas por día. Existen cuatro mecanismos básicos: aumento de la secreción intestinal (p. ej., cólera), disminución de la absorción intestinal (p. ej., enterotoxinas, inflamación o isquemia), aumento de la carga osmótica (p. ej., laxantes, intolerancia a la lactosa) y motilidad anormal intestinal (p. ej., síndrome del intestino irritable). La mayoría de los casos son de etiología infecciosa.

DIARREA

Cuadro clínico

Determine si la diarrea es aguda (<3 semanas de duración) o crónica (>3 semanas de duración). La diarrea aguda es más probable que represente un serio problema, como infección, isquemia, intoxicación o inflamación. Investigue sobre los síntomas asociados. Características como fiebre, dolor, presencia de sangre o el tipo de alimento ingerido pueden ayudar en el diagnóstico de gastroenteritis infecciosa, intoxicación alimentaria, diverticulitis o enfermedad infecciosa gastrointestinal. Los síntomas neurológicos se pueden ver en ciertas enfermedades diarreicas tales como ataques con shigelosis o hiponatremia, o parestesias y sensación de temperatura inversa con la toxina de la ciguatera.

Los detalles sobre el huésped también pueden definir mejor el diagnóstico. La malabsorción de la insuficiencia pancreática o los trastornos intestinales relacionados con el HIV no necesitan ser considerados en un huésped saludable. Las prácticas dietéticas, que incluyen comidas frecuentes en restaurantes, exposición a guarderías, consumo de comidas de vendedores ambulantes o mariscos crudos, viajes al extranjero y acampadas con la ingestión de agua de lagos o arroyos, pueden ayudar para aislar el agente y estrechar el diagnóstico diferencial para la diarrea infecciosa (p. ej., lagos o arroyos sugieren Giardia; las ostras sugieren Vibrio; el arroz sugiere Bacillus cereus; los huevos sugieren Salmonella, y la carne sugiere Campylobacter, Staphylococcus, Yersinia, Escherichia coli o Clostridium). Ciertos medicamentos, particularmente antibióticos, colchicina, litio y laxantes, todos pueden contribuir a la diarrea. Los viajes pueden predisponer al paciente a E. coli enterotoxigénica o Giardia. La historia social, como preferencia sexual, uso de drogas y ocupación, puede sugerir un diagnóstico como enfermedad relacionada con el HIV o envenenamiento por organofosfato.

El examen físico comienza con la evaluación del estado de hidratación. El examen abdominal puede reducir el diagnóstico diferencial y revelar la necesidad de intervención quirúrgica. Incluso la apendicitis puede presentarse con diarrea en hasta 20% de los casos. El examen rectal puede descartar impactación o presencia de sangre, sugiriendo esta última inflamación, infección o isquemia mesentérica.

Diagnóstico diferencial

Las pruebas más específicas en las enfermedades diarreicas implican el examen de las heces en el laboratorio. Las pruebas de cultivo de heces deben limitarse a pacientes gravemente deshidratados o tóxicos, aquellos con sangre o pus en sus heces, pacientes inmunocomprometidos y aquellos con diarrea que dura más de tres días. Considere la posibilidad de realizar pruebas para detectar Salmonella, Shigella, Campylobacter, Shiga productora de toxinas E. coli, o infección amebiana. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.