Skip to Main Content

INFECCIONES DEL TRACTO URINARIO

Las infecciones del tracto urinario (UTI, urinary tract infections) son las infecciones bacterianas más comunes que se tratan en el entorno ambulatorio. Más de 50% de las mujeres experimenta una en su vida, y aproximadamente 12% tiene una infección urinaria anual. Las UTI se dividen en dos categorías principales: infecciones del tracto inferior e infecciones del tracto superior. Las infecciones urinarias del tracto inferior incluyen uretritis, generalmente causada por enfermedades de transmisión sexual y diferenciada por la presencia de secreción, y cistitis, una infección bacteriana aguda de la vejiga urinaria. La pielonefritis es una infección de las estructuras del tracto urinario superior que incluye los uréteres y los riñones. La diferenciación de las UTI superiores e inferiores se basa en la historia clínica y el examen físico.

Las UTI sin complicaciones ocurren en mujeres jóvenes, sanas, no embarazadas, con tractos urinarios estructural y funcionalmente normales.

Las UTI complicadas ocurren en pacientes mayores, sanos, mujeres no embarazadas con vías urinarias normales: es decir, todos los hombres, y las mujeres que tienen una anormalidad genitourinaria estructural o funcional, o una condición médica subyacente predisponente, que aumenta el riesgo de infección y recurrencia, o reduce la efectividad de la terapia antimicrobiana.

La bacteriuria asintomática (ABU, asymptomatic bacteriuria) es la presencia de bacterias significativas en la orina, sin que se manifiesten signos o síntomas que puedan atribuirse a una infección del tracto urinario; el valor límite habitual es un solo organismo aislado en una cantidad de al menos 100 000 U/mL en una colonia formada. En general, no se recomienda la detección y el tratamiento, a excepción de aquellas mujeres que están embarazadas o de hombres que van a someterse a una resección transuretral de próstata.

Más de 80% de las infecciones urinarias son causadas por Escherichia coli. Otros organismos causantes incluyen Klebsiella, Proteus, Enterobacter, Pseudomonas, Chlamydia y Staphylococcus saprophyticus.

Cuadro clínico

Los síntomas típicos de la cistitis incluyen frecuencia, urgencia, vacilación y dolor suprapúbico. La pielonefritis se caracteriza por la adición de dolor en el flanco, o dolor en el ángulo costovertebral, lo que se conjuga de forma particular con fiebre, escalofríos, náuseas y vómitos. Si hay secreción vaginal o uretral, la uretritis, la vaginitis, la cervicitis o la enfermedad pélvica inflamatoria (PID, pelvic inflammatory disease) son más probables que las UTI. Como en muchas enfermedades, los diabéticos y los ancianos tienen una tendencia a presentar síntomas atípicos, y la debilidad, el malestar general, el dolor abdominal generalizado o el estado mental alterado, pueden ser los únicos signos o síntomas que se observen.

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico de las UTI puede inferirse a partir de la historia y del estado físico, y se confirma con una tira reactiva de orina, o un análisis de orina y cultivo. La recolección limpia ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.