Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Muchos trastornos médicos pueden presentarse en el contexto del embarazo, ya sea como una condición preexistente o que surge durante el embarazo. Este capítulo se centra en las condiciones que requieren de una gestión diferente cuando se encuentran en la paciente embarazada. Algunos trastornos están cubiertos en otros capítulos dentro de este texto, incluida la hipertensión (capítulos 26 y 61), las infecciones por HIV (capítulo 92) y las alteraciones del ritmo cardiaco (capítulo 2).

DIABETES

Las diabéticas tienen un mayor riesgo de complicaciones durante el embarazo y complicaciones de la diabetes. Muchas pacientes con diabetes gestacional son manejadas con dieta solamente, aunque algunas requieren de hipoglucémicos orales como metformina o gliburida. La terapia con insulina es necesaria para determinadas pacientes con diabetes gestacional y casi todas las que padecen diabetes tipo 1 o 2. Los requerimientos de insulina aumentan a medida que progresa el embarazo, desde 0.7 U/kg/d durante el primer trimestre a 1.0 U/kg/d a término.

Las pacientes embarazadas tienen un mayor riesgo de cetoacidosis diabética (DKA, diabetic ketoacidosis), y la DKA puede ocurrir más rápidamente, en niveles de glucosa más bajos, que en las pacientes no gestantes. La DKA debe considerarse para cualquier paciente diabética embarazada que aparece enferma y/o tiene un nivel de glucosa en sangre ≥180 mg/dL. El tratamiento de DKA incluye oxígeno suplementario, posicionamiento en decúbito lateral izquierdo y cuidado habitual de la DKA: reanimación con fluido isotónico para corregir déficits de volumen, administración de insulina continua, corrección de anormalidades en los electrolitos y tratamiento de la causa subyacente (véase capítulo 129).

La hipoglucemia leve (glucosa <70 mg/dL y posibilidad de seguir instrucciones) se trata con un refrigerio de leche y galletas saladas. La hipoglucemia intensa (glucosa <70 mg/dL e imposibilidad de seguir instrucciones) se debe tratar con 50 mL de 50% de dextrosa en agua IV, con 1 o 2 mg de glucagón administrado por vía IM o subcutáneo, si el acceso IV está retrasado. Posteriormente, a la paciente se le debe administrar una solución de dextrosa a 5% IV de 50 a 100 mL/h.

HIPERTIROIDISMO

El hipertiroidismo en el embarazo aumenta el riesgo de preeclampsia, anomalías congénitas y morbilidad neonatal. Las características clínicas pueden ser sutiles y existe la posibilidad de que parezca un embarazo normal. El tratamiento es con propiltiouracilo (PTU). Los pacientes con PTU están en riesgo de erupción purpúrica y agranulocitosis.

La crisis tiroidea se presenta con fiebre, reducción de volumen o descompensación cardiaca manifestándose como insuficiencia cardiaca de alto gasto. La gestión es similar a la de pacientes no gestantes (véase la tabla 60-1).

TABLA 60-1

Principios del tratamiento de la crisis tiroidea durante el embarazo

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.