Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las razones más comunes para las visitas a la unidad de emergencia durante el periodo posoperatorio después de los procedimientos ginecológicos son dolor, fiebre y sangrado vaginal. Se debe realizar una evaluación enfocada pero exhaustiva, que incluya el espéculo esterilizado y el examen bimanual. Está indicada la consulta con el ginecólogo que realizó el procedimiento.

COMPLICACIONES DE LOS PROCEDIMIENTOS ENDOSCÓPICOS

Laparoscopia

Las principales complicaciones asociadas con la laparoscopia son la lesión térmica del intestino, la perforación de la víscera, la hemorragia, la lesión vascular, las lesiones ureterales o de la vejiga, la hernia incisional y la dehiscencia de la herida. Se debe sospechar una lesión intestinal si el dolor es mayor de lo esperado después de la laparoscopia. La lesión térmica se pasa fácilmente por alto debido al retraso en el desarrollo de los síntomas durante varios días o semanas después de la operación. Las pacientes con este tipo de lesión generalmente se presentan con dolor bilateral en la parte baja del abdomen, fiebre, recuento elevado de glóbulos blancos y peritonitis. Los rayos X pueden mostrar un íleo o aire libre debajo del diafragma. Se debe lograr una consulta temprana de ginecología.

Histeroscopia

Las complicaciones de la histeroscopia son raras, pero incluyen perforación uterina, hemorragia posoperatoria, sobrecarga de líquidos por absorción de los medios de distensión, embolia gaseosa e infección. El sangrado puede originarse en el útero después de la resección o en el cuello uterino debido a laceraciones o desgarros. El manejo incluye el empaque de la bóveda vaginal y la consulta con un ginecólogo.

OTRAS COMPLICACIONES DE LOS PROCEDIMIENTOS GINECOLÓGICOS

Celulitis del muñón vaginal

La celulitis del muñón, una complicación temprana frecuente después de la histerectomía, es una infección del espacio retroperitoneal contiguo inmediatamente sobre el ápice vaginal y el tejido blando circundante. Las pacientes generalmente se presentan con fiebre, dolor abdominal, dolor pélvico, dolor de espalda y secreción vaginal purulenta. La sensibilidad e induración de la cúpula y la secreción purulenta son prominentes durante el examen ginecológico. Los abscesos son raros, pero se presentarán como una masa fluctuante cerca de la cúpula aproximadamente de 10 a 14 días después de la operación. Trate con antibióticos de amplio espectro. Los esquemas recomendados incluyen imipenem-cilastatina, gentamicina y clindamicina, o ciprofloxacino más metronidazol. Permitir la continuación de antibióticos y la consideración de drenaje por radiología intervencionista.

Infección de herida posoperatoria

Las pacientes con infecciones de herida generalmente presentan fiebre y dolor creciente en el sitio quirúrgico. El inicio es típicamente dentro de las dos semanas de la cirugía. El examen revelará eritema, sensibilidad, induración y posiblemente drenaje incisional. El tratamiento incluye drenaje y antibióticos dirigidos a Staphylococcus aureus resistente a meticilina y estreptococos. Las pacientes con infecciones invasivas deben ser ingresadas.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.