Skip to Main Content

FIEBRE Y ENFERMEDADES BACTERIANAS GRAVES

La fiebre es la principal queja pediátrica que de manera más común se presenta a una unidad de emergencia (UE) y representa 30% de las visitas ambulatorias. Los bebés y niños corren un riesgo relativamente alto de sufrir una enfermedad bacteriana grave (SBI, serious bacterial illness), que incluye infección del tracto urinario (UTI, urinary tract infection), neumonía, bacteriemia o sepsis y meningitis, con un predominio decreciente. Los neonatos corren el mayor riesgo debido a su respuesta inmune inmadura, mientras que los bebés de 1 a 3 meses de edad cambian gradualmente al perfil de menor riesgo de los bebés y niños mayores. La incidencia de UTI es de 5% en general en niños de 2 meses a 2 años, con una prevalencia de 3 a 8% en todos los niños con fiebre que visitan una UE. La vacunación generalizada ha reducido la incidencia de bacteriemia oculta en niños de 3 a 36 meses de edad a una entre 0.5 y 0.7%, y se esperan disminuciones posteriores con la vacuna antineumocócica conjugada de 13 valencias. El riesgo de meningitis disminuye aproximadamente de 1% en el primer mes de vida a <0.1% más tarde en la infancia y la niñez.

Cuadro clínico

En neonatos o niños <3 meses de edad, el umbral de preocupación por fiebre es de 38 °C (100.4 °F); en bebés y niños de 3 a 36 meses el umbral es de 39 °C (102.2 °F). En general, las temperaturas más altas se asocian con una mayor incidencia de SBI. El desarrollo inmaduro de los recién nacidos puede hacer difícil un examen confiable. El llanto constante, la incapacidad para el consuelo, una pobre alimentación, o una inestabilidad en la temperatura pueden ser los únicos hallazgos que sugieran una SBI. En los neonatos, puede que no exista otro indicio, salvo la fiebre.

Diagnóstico diferencial

Bebés <3 meses

Un bebé que parece enfermo debe ser tratado dinámicamente por SBI con una evaluación completa de sepsis, antibióticos parenterales e ingreso, pero un bebé menor de 3 meses con fiebre que parece estar bien constituye un reto porque el historial y el examen físico son raramente útiles para diagnosticar o excluir la SBI en este grupo de edad. El meningismo está presente con escasa frecuencia, las crepitaciones pueden no ser apreciadas sin fuerzas inspiratorias negativas intensas; y la bacteriemia ocurre incluso en bebés que parecen estar bien.

Todos los bebés de 0 a 28 días de nacidos con fiebre deben recibir una evaluación completa por SBI, ingreso, y un tratamiento empírico de antibióticos. La cobertura de antibióticos en este grupo de edad incluye ampicilina 50 mg/kg IV para Listeria monocytogenes y gentamicina 2.5 mg/kg IV o cefotaxima 50 mg/kg IV para otros organismos comunes. Evite usar ceftriaxona en este grupo etáreo. Las pruebas de sepsis incluyen un conteo ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.