Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La neumonía —infección del tracto respiratorio inferior— es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad pediátricas, en todo el mundo. El agente etiológico, la presentación clínica y la gravedad de la enfermedad varían mucho en correspondencia con la edad del niño. En neonatos (de 0 a 30 días), grupo B, los estreptococos y otras bacterias entéricas gramnegativas son patógenos comunes. La neumonía causada por Chlamydia trachomatis ha sido eliminada en gran parte en los países desarrollados, pero se debe considerar cuando la madre tuvo poca o ninguna atención prenatal. En bebés y niños pequeños (de 1 mes a 2 años), el virus sincitial respiratorio (RSV, respiratory syncytial virus), el virus de influenza, el virus parainfluenza y el metapneumovirus humano son algunos de los patógenos virales comunes. Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae son los patógenos bacterianos más comunes. La neumonía en niños de 2 a 5 años es causada, muy probablemente, por virus respiratorios, seguida de S. pneumoniae, H. influenzae y Staphylococcus aureus. En niños de 5 a 13 años de edad, Mycoplasma pneumoniae es la etiología más probable de la neumonía adquirida en la comunidad, seguida de S. pneumoniae y Chlamydophila pneumoniae. Los adolescentes, generalmente, siguen los mismos patrones estacionales y epidemiológicos de adultos sanos con neumonía adquirida en la comunidad.

CUADRO CLÍNICO

La presentación clínica de la neumonía varía según la edad del paciente, aunque la mayoría de los pacientes pediátricos presentará una combinación de fiebre, enfermedad vírica previa, taquipnea, dificultad respiratoria, estertores y disminución de los ruidos respiratorios. La taquipnea es el hallazgo más sensible en pacientes pediátricos con neumonía (véase tabla 71-1). Los síntomas de la neumonía pueden ser sutiles en neonatos y bebés, pero estos pacientes pueden estar más gravemente enfermos. En estos pacientes puede haber fiebre o hipotermia, apnea, taquipnea, ingesta oral deficiente, vómitos, letargo, gruñidos o shock. En niños mayores y adolescentes, la neumonía adquirida en la comunidad se presenta de manera más similar a la de los pacientes adultos con pródromo viral, fiebre, tos, sonidos pulmonares anormales, vómitos, dolor pleurítico en el pecho, taquipnea o hipoxemia. En los niños más pequeños, particularmente con neumonías del lóbulo inferior, el dolor abdominal puede ser una queja predominante. Las manifestaciones clínicas de las neumonías bacterianas y virales se superponen en todos los grupos de edad, lo que hace que la distinción clínica sea muy desafiante.

TABLA 71-1

Taquipnea como indicador de neumonía

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

Para la mayoría de las neumonías, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.