Skip to Main Content

HIPOGLUCEMIA

La hipoglucemia, en niños, puede ser secundaria a la intolerancia en la vía oral, exceso de insulina; niveles bajos de hormonas hiperglicemiantes (p. ej., cortisol u hormona de crecimiento); los errores congénitos del metabolismo o infección sistémica. El rápido diagnóstico y su tratamiento son esenciales para evitar el daño neurológico, potencialmente, intenso y permanente. Además, las pruebas de glucosa convencional al paciente convendrían ser aplicadas en cualquier neonato, lactante, o niño con un estado mental alterado.

Cuadro clínico

En los niños, los síntomas de la hipoglucemia están relacionados con la actividad de las hormonas adrenérgicas: taquicardia, diaforesis, ansiedad, irritabilidad y taquipnea. La hipoglucemia intensa puede provocar apnea o convulsiones, principalmente en lactantes y niños, quienes no desarrollan el cuadro clínico típico de los adolescentes y adultos. Los lactantes y niños con hipoglucemia son sensibles a presentar alteraciones del estado mental y síntomas no específicos, como succión y llanto débil, trastornos en la regulación de la temperatura, irritabilidad o letargo. Casi siempre, la hipoglucemia es secundaria a otras enfermedades críticas (p. ej., la sepsis) y el cuadro clínico de esta última puede enmascarar los signos de la hipoglucemia.

Diagnóstico diferencial

La hipoglucemia se define como una concentración de glucosa en plasma, menor de 45 mg/dL, en niños sintomáticos y menos de 35 mg/dL, en neonatos asintomáticos. La prueba de glucosa convencional del paciente es el examen diagnóstico más significativo en cualquier neonato o niño que esté gravemente enfermo o haya sufrido alteraciones de su estado mental. Los resultados anormales de estos exámenes deberán ser corroborados con una muestra venosa, pero el tratamiento no puede retrasarse por la búsqueda de la confirmación. El examen de orina para identificar los cuerpos cetónicos es importante, si la cetonuria está asociada con hipoglucemia cetócica, insuficiencia suprarrenal u otros errores congénitos del metabolismo. La ausencia de cetonas en la orina se percibe en estados de hiperinsulinemia, lactantes de madres diabéticas, así como en desórdenes de la oxidación de ácido graso y los trastornos mitocondriales.

Cuidados y disposición en la unidad de emergencia (UE)

  1. A los neonatos proporcione dextrosa a 10%, 5 mL/kg IV/IO/PO/NG. Prescriba a los lactantes la misma dosis de dextrosa a 10 o a 25% a 2 mL/kg IV/IO/PO/NG. Debe proveer 2 mL/kg de dextrosa a 25% IV/IO/PO/NG a los niños.

  2. Administre infusión de dextrosa de mantenimiento a 10%, en los casos de hipoglucemia persistente, a 1.5 veces el mantenimiento.

  3. Si el acceso intravenoso no está disponible, inmediatamente procure glucagón IM de 0.03 mg/kg o subcutáneo (0.5 mg máximos).

  4. Si sospecha de insuficiencia suprarrenal, suministre 25 mg de hidrocortisona IV/IM para neonatos y lactantes; 50 mg de hidrocortisona para niños en etapa escolar y 100 mg para el resto. Los esteroides deben ser facilitados, tempranamente, a los pacientes con hipopituitarismo e insuficiencia suprarrenal.

  5. Considere la aplicación de antibióticos empíricos ante la sospecha de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.