Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, caracterizada por una depleción brusca en la producción de insulina. En el caso de la diabetes tipo 2, se manifiesta un marcado aumento en la resistencia a la insulina, y se observa en adolescentes con sobrepeso y una predisposición genética fuerte.

La cetoacidosis diabética (DKA, diabetic ketoacidosis) es la principal causa de mortalidad en pacientes diabéticos, menores de 24 años. El edema cerebral que acompaña a esta grave complicación es la responsable de la mortalidad. La DKA es más común en pacientes con diabetes tipo 1. Los diabéticos tipo 2 suelen desarrollar un síndrome hiperglucémico hiperosmolar no cetósico con acidosis, el cual cursa con deshidratación intensa; trastornos en el equilibrio del potasio y el fósforo. Aproximadamente en 4% de los niños diagnosticados con diabetes tipo 2, el inicio de la enfermedad es un síndrome hiperglucémico hiperosmolar no cetósico, con una mortalidad de 12%.

CUADRO CLÍNICO

La poliuria, la polidipsia y la polifagia es la tríada clásica con la que se presenta la diabetes tipo 1. Otros síntomas comunes incluyen la pérdida de peso, enuresis secundaria, anorexia, dolor abdominal difuso, trastornos visuales y la candidiasis genital, en niños que ya controlan los esfínteres. Los síntomas de la DKA son sed excesiva, debilidad, vómitos, pérdida del apetito, confusión y dolor abdominal. Los niños con DKA pueden presentar dolor abdominal, que simula una apendicitis aguda y respiración de Kussmaul (hiperpnea de acidosis), la cual, generalmente, se confunde con la hiperventilación de ansiedad o la disnea de las enfermedades respiratorias.

Los primeros síntomas sugestivos de edema cerebral: cefalea intensa, disminución del estado de conciencia y convulsiones, ocurren en 50% de los pacientes. El edema cerebral es raro (sólo se manifiesta de 0.5 a 1% de los niños que presentan DKA), y casi siempre sucede de 6 a 12 horas después de iniciar la terapia. Aunque la etiología de esta complicación es desconocida, se cree que pueden contribuir varios factores como: la edad, la hiperosmolalidad, la acidosis intensa y el desequilibrio en los niveles de sodio sérico, el cual se eleva, proporcionadamente, con la caída del nivel de glucosa, durante el tratamiento.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

El diagnóstico de diabetes se establece si se demuestra la presencia de hiperglucemia y glucosuria, en ausencia de causas secundarias como: el tratamiento esteroideo; el síndrome de Cushing; feocromocitoma e hipertiroidismo. Los criterios diagnósticos de la DKA contemplan: acidosis metabólica (pH <7.30 o nivel de bicarbonato de suero <15 mEq/L); hiperglucemia (nivel sérico de glucosa >200 mg/dL) y la cetonemia o cetonuria. En pacientes adolescentes, sin diabetes conocida, deben descartarse las intoxicaciones exógenas: etilenglicol, alcohol isopropílico y salicilatos.

El edema cerebral en la DKA constituye un diagnóstico clínico basado en la alteración en el nivel de conciencia, y no atribuido a la hipovolemia. Se debe indicar una tomografía computarizada CT (CT, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.