Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En México se han logrado avances incuestionables en el campo de la salud, pero el trabajo científico adolece de falta de coordinación entre los investigadores y los tomadores de decisiones. En efecto, en muchas ocasiones la investigación se aprecia ineficiente, ya sea porque se encuentra desvinculada de los grandes problemas nacionales o porque sus resultados no se toman en cuenta para el diseño de políticas, con la consecuente falta de incorporación a los programas de atención médica. Asimismo, en las universidades no existe una vinculación entre pregrado y posgrado en las diferentes líneas de investigación, y tampoco hay integración de investigadores biomédicos, clínicos y epidemiólogos; además, la investigación en salud es escasa y subsisten problemas como falta de vinculación entre academia e industria que limitan la capacidad del país para entender las necesidades de la población (la ciencia y la sociedad tienen lazos indiscutibles e insolubles, pero en México éstos son casi invisibles; quizá porque están escondidos dentro del poco interés que la ciencia y la investigación científica despiertan en el ciudadano común). Es necesario incrementar la competitividad en el escenario internacional y desarrollar tecnologías que se traduzcan en mayores recursos para la salud y demás campos de la actividad socioeconómica.

En ese sentido, resulta prioritario estimular la inversión de la industria y enfocar el trabajo de los científicos a mediano y largo plazo en la solución de problemas concretos, tal como lo señala el programa nacional de salud y, en especial, de tecnología.

En la investigación en salud existen dos aspectos esenciales; en primer lugar, conocer cuáles son los principales problemas de salud en nuestro país y, en segundo lugar, saber cómo van a resolverse. Estos dos aspectos deben asociarse estrechamente a la problemática curricular de las universidades; para resolver los diferentes problemas que afronta la sociedad, el pregrado y el posgrado deben integrarse con la investigación.

Los investigadores podrían cuestionarse acerca de qué es lo que deben investigar, ya que se enfrentan a dos situaciones decisivas muy importantes: una de ellas es que nuestra sociedad tiene unos problemas específicos de salud, y la otra es el aspecto personal de los investigadores en relación con el desarrollo científico. Existen universidades que permiten promover e impulsar ambos aspectos, pero otras no lo hacen y, lamentablemente, no se le da la importancia debida a la capacidad de los investigadores en este país. Por lo tanto, debería valorarse la capacidad de los mexicanos para contribuir de forma importante a la generación del conocimiento universal, compitiendo de esta manera a escala internacional.

Los investigadores del interior del país se encuentran ante la situación de que ni la Secretaría de Salud, estatal o federal, ni el mismo Conacyt, a escala nacional, tienen una política de desarrollo de la investigación en salud en México y, por obvias razones, la problemática en salud a escala regional no se encuentra documentada.

Al hablar de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.