Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Para quienes desean iniciarse en este campo, lo mismo que para quienes se encuentran adentrándose en el mismo, o bien deben hacerlo, como puede ser el caso de los alumnos de licenciatura o posgrado, es indispensable adquirir una concepción acerca de este quehacer y una perspectiva desde la cual se piensa realizar un estudio, y apoyarse en un marco referencial relacionado congruentemente con esa mirada desde donde se ubica el investigador, sea alumno o asesor. Si se posee una perspectiva clara, el aprendizaje de la metodología, previo al trabajo de investigación, conllevará que el proyecto tenga más sentido y su realización sea más fácil.

No basta revisar —críticamente, por supuesto— la literatura recuperada después de una buena búsqueda en las publicaciones periódicas, sino que es indispensable construir una perspectiva teórica, mediante un enfoque personal claro, antes y durante la revisión, para saber qué buscar, cómo hacerlo, en dónde y poder interpretar los resultados de los trabajos publicados. Esto permitirá al investigador disponer de argumentos para defender y discutir de forma pertinente los diversos momentos de análisis de un proyecto.

Es bien conocido por todos en el medio del quehacer investigativo, en este caso en ciencias de la salud, aun cuando abarca otros campos, que un problema habitual es la falta de homologación en los criterios generales por parte de quienes asesoran o conforman los comités de investigación, tanto en su ámbito interno, como entre los grupos que arbitran o dictaminan los proyectos de investigación científica. Debe aclararse aquí que no se busca ni desea el consenso unánime entre pares, entre los integrantes de estos grupos o entre estos mismos al interactuar entre instituciones —ya sean de atención a la salud o universitarias—, ya que las diferencias permiten contrastar ideas por las correspondientes formaciones y experiencias de cada quien, que al ser plurales promueven mejor los análisis y argumentos para revisar los protocolos. Lo aquí expuesto hace referencia a que en la práctica se produce una amplia dispersión de criterios muy heterogéneos que, con frecuencia, representa una gran cantidad de obstáculos en el avance de proyectos de investigación y, en consecuencia, en la realización de trabajos y elaboración de tesis u otro tipo de difusión o publicaciones.

La propuesta para superar este problema consiste en esclarecer esa gran variabilidad de criterios metodológicos entre asesores y docentes de la metodología de la investigación, basándose en una perspectiva teórica sustentada en enfoques epistemológicos claros y métodos derivados de ellos pertinentemente. Estos enfoques deben explicar y aplicar la multilateralidad de intereses para el estudio de la salud mediante las preguntas apropiadas y los problemas planteados, para responder con una investigación protocolizada de forma coherente con esos respaldos, según los tipos de estudio y campos de aplicación. Por esto, resulta indispensable precisar, aunque sea de modo general, dos puntos: los ámbitos de la investigación científica en salud y los paradigmas apropiados que, según los casos, básicamente son: el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.