Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La investigación científica, como un medio de avance en los conocimientos de cualquier área, es un quehacer muy importante para el profesional del área de la salud, y es por medio del informe de la misma que el investigador puede hacer un balance de sus logros, de sus esfuerzos y, además, puede transmitir sus experiencias y someterlas a juicio de pares a través de su publicación en revistas científicas o en congresos nacionales, o internacionales.

La investigación científica y la comunicación de sus resultados son un ejercicio de vital importancia para todos los profesionales de la salud en su quehacer cotidiano. Sin embargo, no resulta una práctica habitual, ya que con frecuencia se prefiere continuar con las investigaciones en lugar de publicar los resultados.

La investigación científica es un poderoso instrumento no sólo para producir conocimientos, sino también para cuestionar lo que se conoce y, sobre todo, para transformar la realidad. El papel decisivo de la investigación científica, en el área de la salud, radica justamente en su poder para integrar y transformar cualitativamente la docencia y la asistencia, porque va proporcionando, entre otras cosas, mejores métodos diagnósticos, mejores tratamientos y la información epidemiológica de las poblaciones, y con todos estos elementos se puede brindar una mejor atención a la salud.

El diseño o proyecto de investigación es un elemento importante dentro de la etapa de concepción y planificación; se trata de un documento que elabora el investigador y cumple una función de guía orientadora para desarrollar con operatividad la investigación. El diseño se conceptualiza, como tal, cuando el investigador tiene la idea de qué va a investigar y por qué, plasmando entonces la fundamentación teórica del problema científico que se va a solucionar, y cómo, con qué y cuándo realizará cada una de las tareas.

Todo proceso de investigación inicia con un buen protocolo en el cual se marca el camino a seguir para alcanzar los objetivos deseados. Cuando se concluye la investigación se debe preparar un informe final, cuya redacción representa el resultado del largo proceso de investigación.

Todas las experiencias, descubrimientos o nuevos conceptos aportados con el trabajo de investigación serán inútiles si no se sabe comunicarlos. La clave está en realizar una buena redacción de los resultados. Redactar, en su sentido más general, equivale a ordenar los pensamientos utilizando la lógica como instrumento. Una vez ordenados esos nuevos conocimientos deben transmitirse (Baena Paz, 2002). Ningún proyecto se considera completo hasta que se prepara el informe de investigación, incluso el estudio más brillante tiene poco valor si no se difunde a la comunidad científica.

El mejor medio de comunicación es el lenguaje escrito y hará que los pensamientos, los resultados de investigación y las propuestas, contribuyan a construir el camino de la ciencia (Baena Paz, 2002).

FORMATOS

Existen diversas propuestas de formato para realizar ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.