Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Ya no basta que los médicos sean conscientes de la sentencia “primero no hacer daño”. Hoy es indispensable tener consciencia de que siempre existe posibilidad de causar daño.

El paradigma del ejercicio de la profesión médica forjado a través de los últimos 150 años, por lo menos, ha empezado a cambiar a un ritmo acelerado. La importancia explícita que desde hace poco más de 15 años se le da a la seguridad de los pacientes como un elemento fundamental de la calidad de la atención médica carece de precedentes, pues nunca como ahora ha existido tanta información sobre los errores que se cometen y sus consecuencias, muchas veces muy lamentables. Ello, a la par del incremento de la exigencia de los pacientes por recibir siempre un trato digno, más transparencia acerca del porqué y el cómo de sus diagnósticos y tratamientos, y mejor atención clínica y quirúrgica. Por todo esto existe hoy mucho mayor necesidad de que los médicos asuman su papel con esmerada conciencia de este entorno cada vez más distinto de aquel en el que generaciones pasadas, y ellos mismos, han ejercido su profesión.

El propósito de este capítulo es analizar, en el marco de estos cambios paradigmáticos, el significado del profesionalismo de los médicos en relación con los errores que pueden cometer, que deben ser evitados a toda costa y que, cuando han sido inevitables, deben ser reconocidos e informar sobre éstos a pacientes y familiares de manera transparente. Así, se justifica plenamente la premisa propuesta a manera de epígrafe de este capítulo: ya no basta que los médicos sean conscientes de la sentencia: “primero, no hacer daño”. Hoy es indispensable tener conciencia de que siempre es posible causar daños y, cuando han ocurrido, reconocerlos e informar a las víctimas que es, a fin de cuentas, el comportamiento ético que se espera de un médico.

La secuencia inicia con una somera descripción de las características y el sentido de estos cambios en el paradigma de la atención médica. Sigue un esbozo de la naturaleza del contexto organizacional en el que se ejerce la profesión, para continuar con los conceptos fundamentales sobre la calidad y la seguridad, las causas de los errores médicos y, de esta manera, ilustrar con dos casos clínicos estos fenómenos y el manejo ético indispensable en estas circunstancias.

UN PARADIGMA EN PLENA TRANSICIÓN

La explicación de la naturaleza de las enfermedades tuvo un vuelco trascendente en la segunda mitad del siglo xix, manifestado por el tránsito desde los “miasmas”, como causantes de los males, hacia los hongos y las bacterias como explicación científica de la enfermedad. Entre muchas otras características de este cambio paradigmático, la asepsia y la antisepsia condujeron hacia un desarrollo inédito de la cirugía que, junto con los avances de los procedimientos anestésicos, cambiaron el escenario para arribar a lo que fue posible realizar en el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.