Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

“Conflicto” se define como combate, lucha, pelea, enfrentamiento, apuro, situación desgraciada y de difícil salida, problema, cuestión, materia de discusión, coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo, capaces de generar angustia y trastornos neuróticos, momento en que la batalla es más dura y violenta. “Interés”, por otra parte, se define como provecho, utilidad, ganancia, valor, lucro producido por el capital, inclinación del ánimo hacia un objeto, persona o narración, conveniencia o beneficio en el orden moral o material.

Los conflictos de interés que se analizan aquí tienen que ver directamente con el profesionalismo médico, ya que son parte de la acción cotidiana. Este capítulo aborda algunos temas relacionados con los conflictos de interés en la práctica médica.

INDUSTRIA FARMACÉUTICA Y SALUD PÚBLICA

La industria farmacéutica y la comunidad médica tienen una relación obligadamente estrecha, ya que el desarrollo de los nuevos fármacos ha tenido lugar gracias a la investigación farmacológica que se realiza a nivel mundial por la industria farmacéutica. La historia natural de varias enfermedades se ha modificado gracias a la aportación de fármacos en donde la industria ha invertido cantidades enormes de dinero. Un ejemplo de esto son las vacunas, los medicamentos para la tuberculosis, para el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), la diabetes, los nuevos antimicrobianos y antivirales, entre muchos otros. Para que un fármaco sea exitoso se requieren muchos años de investigación en sus diferentes fases, y la mayor parte no llegan a ser útiles, seguros, ni eficientes, por lo que sólo una minoría logra salir al mercado.1 Esto implica que la culminación exitosa de un fármaco requiere de mucho dinero, tiempo, conocimientos especializados y reconocimiento de nuevas tecnologías, que desde el punto de vista financiero y administrativo deben ser recuperados a través de las ventas de los medicamentos. De ello se derivan los altos costos de los fármacos y que seguramente sin esta recuperación no habría el estímulo ni la posibilidad de continuar investigando para producir otros nuevos. Esta disyuntiva que se pudiera plantear en relación con medicamentos muy costosos tendría por un lado la visión de la industria farmacéutica y por el otro la del consumidor.2 Ejemplos tangibles es el enojo provocado por el medicamento Darapirim que se utiliza para enfermos con toxoplasmosis en pacientes con HIV/sida que pasó de un precio de 13.50 dólares cada dosis hasta 750 dólares; según el director de la compañía Turing Pharmaceuticals, el señor Martin Shkreli, eso no incluye otros costos como los de mercadotecnia y distribución. Además, el mismo empresario defendió la decisión diciendo que “Usaremos el dinero generado por las ventas para financiar la investigación de nuevos tratamientos”. Unos días después el propio Shkrlei, después de un escándalo mediático, comentó que rebajarían el precio sin especificar cuánto.

Otro ejemplo es el de la síntesis y producción de medicamentos genéricos que aún no han vencido sus patentes y que por sus costos no están ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.