Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.

Séneca

Hoy día el desempeño profesional del médico contempla entre sus atributos mostrar compromiso con el paciente, ser honrado y confiable, actuar con responsabilidad individual y social, así como vivir los valores del profesionalismo. Todo ello para dar respuesta a los cambios en la sociedad, en los riesgos a la salud, a la aparición de nuevas tecnologías diagnósticas-terapéuticas y a una población más informada con mayores expectativas.1

La realidad muestra que a pesar de la constante mención de la importancia de estos valores y condiciones del médico, en la práctica los estudiantes de Medicina reciben mensajes de manera deliberada o no, sobre normas y valores que con frecuencia quebrantan las recomendaciones formales contempladas en los programas educativos. Los estudiantes y residentes adquieren conocimientos y principalmente actitudes en un proceso de socialización que tiene que ver con la cultura organizacional en la que se desempeñan y que se encuentra fuera de los espacios considerados formalmente como educativos. Es decir, obtienen, a través del currículo oculto de manera no explícita, características y valores profesionales. El profesionalismo es la parte del perfil médico que se consigue principalmente en el currículo oculto; los estudiantes de Medicina en las interacciones con otras personas atrapan actitudes y valores en vez de que les sean enseñadas. Por ello, es importante reconocer y reflexionar en torno al currículo oculto para mejorar el profesionalismo; sin embargo, no es fácilmente asequible, es necesario extraerlo de su ubicación oculta.

En 1938, en el libro Experiencia y educación, John Dewey mencionó por primera vez la importancia de las actitudes que se desarrollan en la escuela de manera colateral al currículo explícito.2 Pero es Philip W. Jackson quien acuñó el término de currículo oculto en su obra Vida en la Clase en 1968.3 Diversos autores lo continuaron estudiando al examinar los aprendizajes que se adquirían fuera de lo oficialmente definido como conocimiento válido. Se analizaban los mensajes que se transmitían por la forma de organizar y realizar las prácticas educativas. El concepto de currículo oculto ha evolucionado hacia un enfoque más social, el cual se centra en el contexto y las múltiples interacciones cotidianas de los estudiantes mientras se someten a procesos educativos. En la década de 1990-1999 llegó el interés por el tema al campo de la educación médica.4 Frederic Hafferty es un autor que conduce la investigación alrededor de la noción de currículo oculto en la formación del médico y otros profesionales de la salud. Enfatiza la importancia del contexto; entre más complejo es el ambiente de la institución formadora de médicos, más probabilidades habrá de dilemas entre las declaraciones oficiales acerca de lo que está sucediendo y lo que realmente se lleva a cabo en el ejercicio clínico. Es útil pensar en el currículo oculto como una forma alternativa ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.