Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En el Plan de Estudios 2010 de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aparece en el octavo semestre la materia Bioética médica y profesionalismo. La justificación de su inclusión en la malla curricular es: “La necesidad de fortalecer el profesionalismo, el humanismo y la ética como factores centrales para una buena práctica médica”.1 Tomando como eje orientativo la necesidad de formar profesionales de la Medicina que respeten la dignidad humana y brinden una atención de calidad centrada en el paciente y su entorno familiar y comunitario, establece como un compromiso institucional que la enseñanza se deba centrar en: “una actitud ética hacia el bien, el respeto a los pacientes, la honestidad frente al trabajo y una actitud crítica para analizar las propias acciones en una práctica reflexiva” donde la práctica contenga “una visión humanista de la relación médico-paciente desde la entrevista clínica hasta la conclusión del acto médico”.1

Sin duda, la inclusión de esta materia está completamente justificada. Los insumos teóricos y casuísticos para brindarla han crecido respecto a la bioética médica; sin embargo, lo relacionado con el profesionalismo aún está por analizarse, extenderse y profundizarse.

En la actualidad, el significado de profesionalismo médico enfrenta problemáticas en su demarcación conceptual, ya que existen diversas definiciones que van desde las gramaticales hasta aquellas que provienen de algunos sectores del gremio médico que se oponen a la adopción de nociones foráneas, específicamente “norteamericanas”.

Desde la Medicina se ha definido al profesionalismo como “las destrezas, conductas, actitudes, conocimientos y habilidades que implica la competencia profesional”, así como “las maneras de proceder, que de acuerdo con normas culturales, y socialmente preestablecidas, señalan que el desempeño profesional se realiza con honestidad, respeto hacia los demás, deseo de servicio, comprensión, prudencia, objetividad, actitud reflexiva, eficacia e integridad, es decir, con apego a códigos de comportamiento profesional, altruismo y justicia”.2

Precisamente por la inclusión de la variable “sociocultural” se considera que no ha sido bien abordado el análisis sobre la formación del profesional médico y su accionar como profesional de la salud. Este capítulo realiza una aproximación al profesionalismo desde una perspectiva que comprende las nociones de humanitarismo e interculturalidad en salud, y su relación con la bioética y los derechos humanos. También se aborda la necesidad de la reflexión y de la enseñanza de estos conceptos en la formación de los futuros profesionales de la salud.

CONCEPTOS RELEVANTES

La palabra “humanitario” es definida por el DRAE como las acciones referidas “al bien del género humano” y que tienen “como finalidad aliviar los efectos que causan la guerra u otras calamidades en las personas que las padecen”. Donde la misión humanista del médico “significa que el paciente espera y merece un trato humanitario, o sea que requiere atención y simpatía, respeto como persona, una actitud abierta, afectuosa y receptiva por parte ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.