Skip to Main Content

Disfagia

INTRODUCCIÓN

La disfagia (dificultad para deglutir) se refiere a los problemas del tránsito de alimentos o líquidos de la boca a la hipofaringe o a través del esófago. La disfagia grave puede comprometer la nutrición, ocasionar broncoaspiración y reducir la calidad de vida. Otros términos relacionados con la disfunción son los siguientes. La afagia (incapacidad para deglutir) indica obstrucción esofágica completa, más a menudo la identificada en situaciones agudas con retención del bolo alimenticio o cuerpos extraños. La odinofagia se refiere a la deglución dolorosa, que es casi siempre consecuencia de ulceración de la mucosa en el interior de la orofaringe o el esófago. Con más frecuencia se acompaña de disfagia, pero no lo contrario. El globo faríngeo es una sensación de cuerpo extraño percibida en el cuello que no interfiere con la deglución; en ocasiones se alivia con ésta. La disfagia de transferencia produce muchas veces regurgitación nasal y broncoaspiración pulmonar durante la deglución y es característica de la disfagia orofaríngea. La fagofobia (temor a deglutir) y el rechazo a deglutir pueden ser trastornos psicógenos o relacionados con ansiedad anticipatoria en relación con obstrucción por el bolo alimentario, con odinofagia o broncoaspiración.

FISIOLOGÍA DE LA DEGLUCIÓN

La deglución inicia con una fase voluntaria (oral) que incluye la preparación durante la cual los alimentos se mastican y mezclan con saliva. El proceso continúa con una fase de transferencia en la cual la lengua desplaza el bolo hacia la faringe. Éste entra en la hipofaringe y activa una respuesta de deglución faríngea, que tiene la mediación del sistema nervioso central e incluye diversas acciones complejas, cuyo resultado neto es la propulsión del alimento por la faringe hacia el esófago, al tiempo que se impide su entrada a las vías respiratorias. Para ello, la laringe se eleva y desplaza hacia delante, lo cual facilita la abertura del esfínter esofágico superior (UES, upper esophageal sphincter). La pulsión de la lengua impele el bolo alimenticio a través del UES, seguido por contracción peristáltica que elimina los residuos de la faringe y los desplaza hacia el esófago. El esfínter esofágico inferior (LES, lower esophageal sphincter) se relaja a medida que el alimento ingresa en el esófago y permanece relajado hasta que la contracción peristáltica lleva el bolo alimenticio al interior del estómago. Se activan contracciones peristálticas en respuesta a la deglución, conocidas como peristalsis primaria, que incluyen la inhibición secuencial seguida de contracción de la musculatura a lo largo del esófago. La inhibición que precede a las contracciones peristálticas se denomina inhibición de la deglución. La distensión local del esófago en cualquier parte de su trayecto, que puede ocurrir con el reflujo gastroesofágico, activa la peristalsis secundaria que inicia en el punto de distensión y avanza en sentido distal. Las contracciones esofágicas terciarias no son peristálticas, sino contracciones esofágicas desordenadas que pueden ocurrir en forma espontánea durante la observación fluoroscópica.

...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.