Skip to Main Content
×close section menu
Contenido del capítulo

Valoración de los trastornos articulares y musculoesqueléticos

INTRODUCCIÓN

Los síntomas musculoesqueléticos generan más de 315 millones de consultas ambulatorias por año y casi 20% de las consultas ambulatorias en Estados Unidos. En ese país, los Centers for Disease Control and Prevention estiman que 54.4 millones, es decir, 1 de cada 5 adultos de la población, tiene un cuadro de artritis diagnosticado por un médico. Mientras muchos de éstos podrían ser problemas que ceden en forma espontánea y que necesitan valoración mínima y tratamiento sintomático, las manifestaciones musculoesqueléticas específicas sugieren la presencia de otra enfermedad más grave que necesita una valoración más detallada y una serie de análisis de laboratorio para confirmar el diagnóstico. El objetivo de la valoración musculoesquelética es formular un diagnóstico diferencial para establecer el diagnóstico preciso y tratamiento oportuno, evitando los estudios excesivos y el tratamiento innecesario (cuadro 363-1). Existen varios trastornos urgentes que se deben diagnosticar con rapidez a fin de evitar secuelas importantes o la muerte. Estos diagnósticos de “alarma” son artritis séptica, artritis aguda inducida por cristales (p. ej., gota) y fracturas. Todas ellas se deben sospechar si existen molestias monoarticulares o focales de inicio agudo.

CUADRO 363-1Valoración de pacientes con síntomas musculoesqueléticos

La mayoría de las personas con molestias musculoesqueléticas se puede diagnosticar por medio de la anamnesis detallada y la exploración física y musculoesquelética completas. En la primera consulta se debe establecer si la molestia musculoesquelética indica un problema grave (artritis séptica, gota o fractura). Durante la valoración se establece si la molestia es 1) de origen articular o no articular, 2) de naturaleza inflamatoria o no inflamatoria, 3) de duración aguda o crónica y 4) de distribución circunscrita (monoarticular) o diseminada (poliarticular).

Con esa estrategia, es posible clasificar la molestia musculoesquelética (p. ej., monoartritis inflamatoria aguda o no inflamatoria crónica o dolor diseminado no articular, no inflamatorio y crónico) para reducir las posibilidades diagnósticas. En la mayor parte de los casos es posible establecer un diagnóstico. Sin embargo, algunos pacientes no encajan inmediatamente en una categoría diagnóstica concreta. Muchos trastornos musculoesqueléticos se parecen entre sí en un inicio y algunos tardan semanas o meses (pero no años) en evolucionar hacia una entidad diagnóstica fácilmente identificable. Esta consideración debe moderar el deseo de establecer ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.