Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El mareo es un síntoma impreciso que se usa para describir diversas sensaciones que incluyen vértigo, mareo, sensación de desmayo y pérdida de equilibrio. Vértigo se refiere a una sensación de giros u otro movimiento que puede ser fisiológica, ocurrir durante o después de la rotación sostenida de la cabeza o bien ser patológica, por disfunción vestibular. El término sensación de desmayo suele aplicarse a las percepciones anteriores al síncope causadas por hipoperfusión cerebral, pero como los pacientes lo usan de manera poco específica, también puede referirse a otros síntomas, como desequilibrio o desbalance. Una dificultad para hacer el diagnóstico radica en que los pacientes a menudo tienen dificultad para distinguir entre estos síntomas diversos y las palabras que eligen no indican de manera confiable la causa subyacente.

Existen diversas causas potenciales del mareo. Las causas vestibulares de mareo (vértigo o desequilibrio) pueden ser secundarias a lesiones periféricas que afectan los laberintos o los nervios vestibulares, o al daño de las vías vestibulares centrales. Pueden ser paroxísticas o por un defecto vestibular fijo, unilateral o bilateral. Las lesiones unilaterales agudas causan vértigo por desequilibrio súbito en las señales vestibulares de ambos lados. Las lesiones bilaterales causan desequilibrio e inestabilidad de la visión cuando la cabeza se mueve (oscilopsia), debido a la pérdida de los reflejos vestibulares normales.

El mareo anterior al síncope ocurre cuando una arritmia cardiaca, hipotensión ortostática, efectos de fármacos u otra causa conducen a la hipoperfusión cerebral. La duración de estas sensaciones anteriores al síncope varía; pueden intensificarse hasta que se produce la pérdida de la consciencia, o quizá resolverse antes de la inconsciencia, si se corrige la isquemia cerebral. El desmayo y el síncope, que se describen con detalle en el capítulo 18, deben considerarse siempre cuando se valoran pacientes con episodios breves de mareo o de mareo con la postura vertical. Otras causas de mareo son desequilibrio no vestibular y trastornos de la marcha (p. ej., pérdida de propiocepción secundaria a neuropatía sensitiva, parkinsonismo) y ansiedad.

Durante la valoración de los pacientes con mareo, los aspectos que deben considerarse son: 1) ¿es peligroso (p. ej., arritmia, isquemia cerebral transitoria/apoplejía)?; 2) ¿es vestibular?, y 3) si es vestibular, ¿es periférico o central? La anamnesis y la exploración cuidadosas a menudo aportan información suficiente para responder estas preguntas y determinar si se necesitan otros estudios o referencia a un especialista.

ESTUDIO DEL PACIENTE

ESTUDIO DEL PACIENTE Mareo ANAMNESIS

Cuando un paciente presenta mareo, el primer paso es describir con mayor precisión la naturaleza del síntoma. En caso de trastornos vestibulares, los síntomas físicos dependen de que la lesión sea unilateral o bilateral, y de que sea aguda o crónica y progresiva. El vértigo, una ilusión de movimiento propio o del entorno, implica asimetría de las señales vestibulares de ambos laberintos o en sus vías centrales y casi siempre es agudo. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.