Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los internistas, como médicos generales y consultores, valoran a personas con enfermedades de las partes blandas de la boca, los dientes y la faringe. Es necesario el conocimiento del medio interior de la boca y sus estructuras peculiares para orientar en los servicios preventivos e identificar manifestaciones bucales de enfermedades locales o sistémicas (cap. A2). Aún más, los internistas colaboran a menudo con los dentistas en la atención de personas con diversos trastornos médicos que afectan al buen estado de la cavidad bucal o programadas para procedimientos odontológicos que elevan el riesgo de complicaciones médicas.

ENFERMEDADES DE LOS DIENTES Y ESTRUCTURAS PERIODONTALES

La formación de los dientes comienza en la sexta semana de la vida embrionaria y continúa hasta los 17 años de edad. El desarrollo de las piezas dentales se inicia en el útero materno y continúa después de su erupción. En circunstancias normales, a los tres años el niño tiene ya los 20 dientes temporales (dientes de leche), que pierde de modo paulatino hasta los 13 años. A los seis años comienzan a salir las piezas permanentes, que son 32, y a los 14 años han salido todas, aunque a veces salen más tarde los terceros molares (muelas del juicio).

La pieza dental que ha salido consta de una corona visible cubierta de esmalte y de la raíz, situada por debajo de la línea gingival y cubiertas por un cemento osteiforme. La dentina, material más denso que el hueso y muy sensible al dolor, comprende la mayor parte del parénquima dentario, rodea a un centro que es la pulpa mixomatosa y contiene vasos y nervios. El diente está fijado con firmeza al alveolo gracias al periodontio, que es una estructura de apoyo que comprende las encías, el hueso alveolar, el cemento y el ligamento periodontal. Este último fija firmemente el cemento del diente al hueso alveolar. Encima del ligamento se fija una franja de encía, justo debajo de la corona. Sobre la base de esta última se superponen unos cuantos milímetros de encía libre (1-3 mm) que forma un surco superficial, en el borde situado entre la encía y la pieza dental.

Caries, enfermedades periapicales y pulpares, y complicaciones

La caries dental comienza casi siempre sin síntomas como un cuadro infeccioso y destructivo del esmalte. Las bacterias, en particular Streptococcus mutans, colonizan la biocapa orgánica de amortiguamiento (placa) en la superficie dental. Si no se eliminan con el cepillado o por la acción natural de la saliva, antibacteriana y de limpieza, los ácidos de las bacterias desmineralizan el esmalte. La caries es más frecuente en las grietas y las depresiones de las superficies oclusales. También son vulnerables las superficies interdentales, las adyacentes a zonas de restauración y las raíces al descubierto, en particular en individuos de edad avanzada. Con el paso del tiempo, la caries ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.