Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La hemoptisis es la expectoración de sangre de las vías respiratorias. El primer requisito en la valoración inicial es esclarecer si la sangre proviene de las vías respiratorias, de las cavidades nasales (epistaxis) o del tubo digestivo (hematemesis), pues el tratamiento de cada una de estas entidades es totalmente diferente. Una vez que se corrobora el origen de la hemoptisis, es indispensable dilucidar la naturaleza exacta de la expectoración, pues el término hemoptisis se aplica a veces a la expulsión de flemas hemoptoicas, al esputo sanguinolento del edema pulmonar o a la sangre viva expulsada. Las fases siguientes incluyen la identificación del origen y la causa de la hemorragia.

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DE LA HEMOPTISIS

La hemoptisis puede provenir de cualquier punto de las vías respiratorias, desde la glotis hasta los alvéolos. Por lo regular, la hemorragia nace de los bronquios o de vías de calibre mediano, pero suele ser necesaria una revisión minuciosa de todo el árbol respiratorio.

Una característica peculiar del pulmón que predispone a la aparición de hemoptisis es su circulación doble, es decir, pulmonar y bronquial. La primera incluye un sistema de baja presión que es esencial para el intercambio gaseoso a nivel alveolar; por lo contrario, las arterias bronquiales nacen de la aorta; en ellas priva la presión sistémica. Estas últimas arterias se distribuyen en las vías respiratorias y poseen la habilidad de neovascularizar tumores, brindar irrigación a las vías respiratorias, bronquiectasias y lesiones cavitadas. Muchos casos de hemoptisis se originan de los vasos de la circulación bronquial; en consecuencia, ellos están sometidos a la tensión sistémica, lo cual dificulta las maniobras hemostásicas.

ETIOLOGÍA

La hemoptisis suele ser resultado de infecciones, neoplasias o vasculopatías; no obstante, las entidades por incorporar en el diagnóstico diferencial de trastornos de las vías respiratorias son numerosas y variadas.

Infecciones

Muchos de los casos de expulsión de esputo sanguinolento y sangre en poca cantidad son causados por bronquitis viral. Los enfermos de bronquitis crónica están expuestos al riesgo de infección bacteriana sobreañadida por microorganismos como Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae o Moraxella catarrhalis, lo que agrava la inflamación de las vías respiratorias y la posibilidad de hemorragia. De forma similar, con facilidad las personas con bronquiectasia presentan hemoptisis con las exacerbaciones de la enfermedad. Las vías bronquiectásicas, a causa de la infección bacteriana recidivante, están dilatadas, inflamadas y muy vascularizadas, con sangre que reciben de la circulación bronquial. En algunas series de casos, la bronquiectasia es la causa principal de hemoptisis masiva y muerte como resultado.

Desde hace mucho, la tuberculosis ha constituido la causa más común de hemoptisis en el mundo, pero en los países industrializados son más frecuentes la bronquitis y las bronquiectasias. En los individuos con tuberculosis, la aparición de cavidades es el factor que explica la hemorragia, pero ésta puede originarse de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.