Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El diagnóstico diferencial de un soplo cardiaco comienza con una valoración minuciosa de sus principales atributos y la respuesta a maniobras directas en el cuerpo del paciente. Los datos de anamnesis, el contexto clínico y la exploración física aportan información adicional, gracias a la cual se precisa la importancia del soplo. La identificación precisa y directa de un soplo puede fundamentar decisiones en cuanto a las indicaciones para realizar estudios no invasivos y la necesidad de referir al paciente a un especialista cardiovascular. Con el paciente pueden hacerse comentarios preliminares con respecto al uso de antibióticos o de profilaxia contra la fiebre reumática; la necesidad de restringir algunas modalidades de actividad física y la posible utilidad de aplicar métodos de detección sistemática en la familia.

Los soplos cardiacos son causados por vibraciones audibles que surgen al intensificarse la turbulencia con la aceleración del flujo sanguíneo a través de orificios normales o anormales, el flujo a través de un orificio estrecho o irregular y el paso de la sangre a un vaso o una cavidad dilatados o el flujo retrógrado a través de una válvula insuficiente, comunicación interventricular o la persistencia del conducto arterioso. Tradicionalmente, los soplos se definen de acuerdo con su ubicación cronológica en el ciclo cardiaco (fig. 38-1). Los soplos sistólicos comienzan con el primer ruido cardiaco (S1) o después de que aparece y terminan antes del componente (A2 o P2) o del segundo ruido (S2), que corresponde a su sitio de origen (izquierdo o derecho, respectivamente). Los soplos diastólicos comienzan con o después del componente asociado de S2 y terminan en el siguiente S1 o poco antes. Los soplos continuos no están confinados a ninguna fase del ciclo cardiaco sino que comienzan en el inicio de la sístole y continúan durante todo el segundo ruido y abarcan una parte de la diástole o la ocupan por completo. La primera maniobra para identificarlos es situarlos cronológicamente de forma exacta durante el ciclo cardiaco. Por tal razón, la diferenciación entre el primero y el segundo ruidos y, como consecuencia, la sístole y la diástole, es proceso sencillo pero puede ser difícil en el caso de las taquiarritmias, situación en la cual los ruidos se identifican por la palpación simultánea del impulso carotídeo, que debe aparecer inmediatamente después de S1.

FIGURA 38-1

Esquema de los principales soplos cardiacos. A. Soplo presistólico de las estenosis mitral o tricuspídea. B. Soplo holosistólico (pansistólico) de la insuficiencia mitral o tricuspídea o de la comunicación interventricular. C. Soplo de expulsión aórtico que comienza con el chasquido de expulsión y disminuye de intensidad antes del segundo ruido cardiaco. D. Soplo sistólico en la estenosis de la pulmonar, que abarca el segundo ruido aórtico y retrasa el cierre de la válvula pulmonar. E. Soplo diastólico aórtico o de la pulmonar. F. Largo soplo diastólico de la estenosis mitral después ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.