Skip to Main Content

EL CÁNCER ES UNA ENFERMEDAD DE BASES GENÉTICAS

El cáncer surge a través de una serie de alteraciones somáticas en el DNA que culminan en la proliferación celular irrestricta. Muchas de las alteraciones mencionadas comprenden cambios sutiles secuenciales en el DNA (es decir, mutaciones). Pueden aparecer como consecuencia de errores aleatorios en la replicación, exposición a carcinógenos (como radiación) o por defectos en los procesos de reparación del DNA. Muchos de los cánceres aparecen de manera esporádica, pero también en algunas familias que poseen una mutación germinal en un gen oncológico se observa agrupamiento de algunas neoplasias, es decir, aparecen en varios de sus miembros.

PERSPECTIVA HISTÓRICA

En los últimos 30 años ha tenido aceptación general el planteamiento de que la progresión del cáncer es impulsada por mutaciones somáticas seriadas en genes específicos. Antes de que se contara con el microscopio se pensaba que el cáncer estaba compuesto de cúmulos de moco u otro material acelular. A mediados del siglo XIX se pudo advertir que los tumores eran masas de células y estas últimas surgían de células normales de los tejidos en los cuales se originaba la neoplasia. Sin embargo, durante más de 100 años no se conocieron las bases moleculares de la proliferación incontrolada de las células cancerosas. En ese lapso, se plantearon diversas teorías de su origen. El gran bioquímico Otto Warburg, propuso la teoría de la combustión que señalaba que el cáncer era producto del metabolismo anormal de oxígeno. Además, algunos autores pensaron que todos los cánceres eran causados por virus, y que de hecho constituían enfermedades contagiosas.

Al final, las observaciones del cáncer que afectaba a deshollinadores, estudios radiográficos y los datos abrumadores que demostraban que el humo de cigarrillos era un agente causal del cáncer de pulmón, junto con las investigaciones de Ames sobre la mutagénesis química, apuntaron pruebas convincentes de que el cáncer se producía gracias a cambios en el DNA. Sin embargo, no fue sino hasta que se identificaron las mutaciones somáticas causantes del cáncer en el plano molecular que se estableció de manera definitiva la base genética del cáncer. En términos generales, no se comprobó la exactitud de la teoría viral en las neoplasias (con excepción de los virus del papiloma humano que originan cáncer cervicouterino en mujeres), pero el estudio de los retrovirus permitió identificar a finales del decenio de 1970 los primeros oncogenes de humanos. Los oncogenes son una de las dos clases principales de genes impulsores del cáncer. Poco después, el estudio de familias con predisposición genética a mostrar neoplasias fue de enorme utilidad para la identificación de la otra clase de genes principales impulsores del cáncer, conocidos como los genes supresores de tumores. Las tecnologías actuales permiten analizar la secuencia de los genomas cancerosos completos y proporcionan una imagen integral de los cambios genéticos que permiten que surjan los tumores y se vuelvan malignos. Se conoce como genética del cáncer...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.