Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las urgencias en pacientes con cáncer pueden clasificarse en tres grupos: presión u obstrucción causada por una lesión que ocupa espacio, problemas metabólicos u hormonales (síndromes paraneoplásicos, cap. 89), y complicaciones relacionadas con el tratamiento.

URGENCIAS ONCOLÓGICAS ESTRUCTURALES-OBSTRUCTIVAS

SÍNDROME DE LA VENA CAVA SUPERIOR (SVCS)

El SVCS (superior vena cava syndrome) es la manifestación clínica de la obstrucción de esta vena, con reducción grave del retorno venoso de cabeza, cuello y brazos. Los tumores malignos, como el cáncer pulmonar, el linfoma y los tumores metastásicos, constituyen la causa de la mayoría de los casos de SVCS. Con el uso creciente de dispositivos intravasculares (p. ej., catéteres permanentes de acceso venoso central, marcapasos y desfibriladores), la prevalencia de causas benignas de SVCS hoy está en aumento, ya que conforma al menos 40% de los casos. El cáncer pulmonar, en particular el microcítico y el epidermoide, abarca ~85% de todos los casos de origen maligno. En adultos jóvenes, el linfoma es la fuente principal de SVCS. El linfoma de Hodgkin afecta al mediastino de modo más frecuente que otros linfomas, pero rara vez causa SVCS; cuando se presenta en un varón joven con una masa mediastínica, el diagnóstico diferencial es el linfoma en contraposición con el tumor primario mediastínico de células germinales. Los cánceres metastásicos a los ganglios linfáticos del mediastino, como los carcinomas testiculares y mamarios, constituyen una proporción pequeña de casos. Otras causas incluyen tumores benignos, aneurisma aórtico, tiromegalia, trombosis y mediastinitis fibrosante por radiación previa, histoplasmosis o síndrome de Behçet. El SVCS como la manifestación inicial del síndrome de Behçet puede deberse a la inflamación de la SVC vinculada con trombosis.

Por lo general, las personas con SVCS acuden con tumefacción de cuello y cara (sobre todo alrededor de los ojos), disnea y tos. Otros síntomas incluyen ronquera, hinchazón de la lengua, cefalea, congestión nasal, epistaxis, hemoptisis, disfagia, dolor, mareos, síncope y letargo. Inclinarse hacia delante o recostarse puede agravar los síntomas. Los datos físicos característicos son dilatación de las venas del cuello; mayor número de venas colaterales que cubren la región anterior de la pared torácica; cianosis, y edema de cara, brazos y tórax. La tumefacción facial y la plétora casi siempre se agravan cuando el paciente se encuentra en decúbito supino. Los casos más graves incluyen proptosis, edema laríngeo y de la lengua, y obnubilación. El cuadro clínico es más leve si la obstrucción se encuentra por encima de la vena ácigos. Por lo regular, los síntomas son progresivos, pero en algunos casos pueden mejorar a medida que se genera circulación colateral.

Los signos y síntomas de edema cerebral o laríngeo, o ambos, aunque poco frecuentes, se vinculan con peor pronóstico y requieren valoración urgente. Es más probable que las convulsiones se relacionen con metástasis cerebrales que con edema cerebral por oclusión venosa. Los individuos con cáncer pulmonar microcítico ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.