Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los cánceres del tubo digestivo alto son las neoplasias malignas que se originan en el esófago, estómago e intestino delgado.

CÁNCER ESOFÁGICO

INCIDENCIA Y ETIOLOGÍA

image El cáncer esofágico es una neoplasia maligna cada vez más frecuente y en extremo letal. En 2017 se diagnosticó en 16 940 estadounidenses y ocasionó 15 690 muertes. Casi todos los cánceres esofágicos son carcinomas epidermoides o adenocarcinomas; los dos subtipos histológicos tienen presentación clínica similar, pero diferentes factores causales.

En todo el mundo, el carcinoma epidermoide es el tipo más común, con una incidencia que aumenta de modo impresionante según la ubicación geográfica. Surge con frecuencia en una región que se extiende desde la costa del sur del mar Caspio en el extremo occidental, hasta el norte de China en el este, y abarca partes de Irán, Asia central, Afganistán, Siberia y Mongolia. Se ha observado aumento del riesgo familiar en regiones con incidencia alta, aunque todavía no se han definido asociaciones genéticas. También hay zonas de incidencia alta en lugares tan dispares como Finlandia, Islandia, Curazao, sureste de África y noroeste de Francia. En Norteamérica y en Europa occidental la enfermedad es más común en personas de raza negra que en caucásicos, y más en varones que en mujeres; se presenta muy a menudo después de los 50 años de edad y parece guardar relación con un nivel socioeconómico bajo. Estos cánceres por lo general se originan en las porciones cervical y torácica del esófago.

Se han implicado factores causales diversos en el desarrollo de carcinomas epidermoides del esófago (cuadro 76-1). En Estados Unidos, las causas de tales cánceres guardan una relación primaria con el consumo excesivo de alcohol o con el tabaquismo. El riesgo relativo aumenta con la cantidad de cigarrillos o de alcohol consumidos, y estos factores actúan de manera sinérgica. Al parecer, el consumo de whisky provoca una frecuencia más alta que el de vino o cerveza. El carcinoma epidermoide de esófago se ha relacionado también con la ingestión de nitratos, opiáceos fumados y las toxinas micóticas en verduras en conserva, así como con la lesión de la mucosa producida por agresiones de naturaleza física, como la exposición prolongada a té muy caliente, la ingestión de lejía, las estenosis inducidas por radiación y la acalasia crónica. La presencia de un anillo esofágico, aunada a glositis y ferropenia (es decir, el síndrome de Plummer-Vinson o de Paterson-Kelly) y a hiperqueratosis congénita con callosidad de las palmas de las manos y las plantas de los pies (es decir, queratosis palmoplantar) se ha relacionado con cáncer esofágico epidermoide, al igual que la deficiencia alimentaria de molibdeno, zinc, selenio y vitamina A. Las personas con cáncer de cabeza y cuello tienen mayor riesgo de padecer cáncer esofágico epidermoide.

CUADRO 76-1Algunos factores etiológicos relacionados con el cáncer epidermoide de esófago...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.